Según el informe “Evolución de la Familia en Europa 2018”, presentado ante el Parlamento Europeo, por el Instituto de Política Familiar, una de cada cinco personas en la Unión Europea es mayor de 65 años, lo que indica que actualmente, existe una gran población de personas mayores que aprovechan su jubilación, para hacer cosas que anteriormente no podían realizar, bien por falta de tiempo, compromisos laborales o bien por temas familiares.

La consigna es calidad de vida en su máxima expresión, porque los mayores de ahora, y de dentro de unos años, no son los mismos que los de antes, ya que quieren continuar con una vida activa y disfrutar de mayor tiempo libre, incluso aquellos que tienen algunas dificultades de movilidad. 

La experiencia de ser mayores en el siglo XXI es muy diferente, debido a que pueden desde hacer turismo y deporte, hasta gozar de una nutrida vida social, ejercitar habilidades artísticas o apoyar a nuestra comunidad. Hoy en día, envejecer es sinónimo de disfrute y libertad. Cada vez hay más iniciativas empresariales y sociales en Europa orientadas a trabajar por brindar a esta población, en permanente crecimiento, la adecuada asistencia y asesoramiento para que nada entorpezca la realización de las actividades deseadas.

En este aspecto Lisboa ofrece innumerables ventajas para este colectivo, al ser una ciudad que goza de un clima suave gran parte del año, un patrimonio monumental que puede ser visitado, gracias a la accesibilidad de su amplia red de tranvías de la ciudad, así como una variada y sana oferta gastronómica, de la que destaca la gran variedad de platos cuya base es el pescado fresco de nuestra costa atlántica. 

La capital portuguesa es una ciudad abierta que visitan al año cientos de miles de turistas españoles, entre ellos gran cantidad de personas mayores que ven la cercanía de los lisboetas, no sólo en el idioma, sino además en su forma de vivir, costumbres y aficiones, muy parecidas entre ambos países.

Ante todo esto, nosotros aportamos nuestro granito de arena porque queremos que la visita a nuestros hoteles tenga un doble sentido, el primero disfrutar durante la estancia y, por otra, exaltar el valor del recuerdo como una experiencia llena sensaciones y emociones que quedan grabadas en la memoria del cliente. Para ello, contamos con unos emblemáticos edificios que desbordan historia y que mantienen viva tras su rehabilitación, para disfrutar con los cinco sentidos de los momentos de ocio, para que éstos puedan ser contados, con todo lujo de detalles a amigos y familiares.

La manera en que trabajamos para contribuir a que esta etapa de la vida no pierda brillo, es aportando soluciones para que los mayores puedan disfrutar de un hotel que ofrezca comodidad y bienestar, y ello es posible solo si hay calidad en el servicio y seguridad a la hora de desenvolverse con independencia.

En nuestros hoteles, los mayores son los clientes a los que les dedicamos mayor atención y de los que aprendemos mucho, pues sabemos que cuanto mayor eres, más sabio y ese potencial tratamos de aprovecharlo. 

Para ello hemos desarrollado diferentes ofertas, teniendo como factor común en cada uno de los hoteles de nuestra cadena, la posibilidad de visitar hasta 20 museos lisboetas de forma totalmente gratuita. Estamos muy contentos con esta promoción, pues siempre ha tenido una gran acogida entre nuestros clientes mayores, a parte de otras que hemos ofertado en cuanto a descuentos en las estancias y desayunos gratuitos.

 

Manuel Duarte, CEO de Hoteles Heritage Lisboa