Un total de 10.600 aragoneses han registrado su Documento de Voluntades Anticipadas desde que este entró en funcionamiento en el año 2003, de los cuales 9.684 están actualmente en activo. La concienciación de la población aragonesa acerca del llamado testamento vital, que permite planificar de forma anticipada las decisiones sobre los cuidados que se desean recibir cuando las condiciones del estado de salud no permitan expresarlo, es cada vez mayor, como se refleja en las cifras. Así, durante el primer semestre de este año, la Dirección General de Derechos y Garantías de los usuarios ha contabilizado 623 documentos, lo que supone un incremento del 32% con respecto al mismo periodo del 2018, cuando se registraron 472.

Comparando con periodos anteriores, en los seis primeros meses de 2019 se han registrado más documentos que en todo el año 2014 (535) y casi tantos como en el año 2015 (695). En Aragón el número de personas con registro de documento activo arroja una tasa de 7,36 por cada 1.000 habitantes, superior a la media nacional (6,35/1.000). Aun así, España está muy lejos de otros países en los que esta práctica está mucho más arraigada.

“Tener que tomar decisiones importantes por un ser querido durante un momento de crisis puede ser angustiante. Entran en juego una serie de valores personales, a veces contrapuestos entre varios miembros de la familia, que hace complicado tomar una decisión acertada”, explica el director general de Derechos y Garantías, Pablo Martínez. “Por esta razón, manifestar por escrito nuestras voluntades anticipadas sobre los cuidados que desearíamos al final de nuestra vida, no solo es la mejor expresión de la autonomía del paciente, sino que es un regalo para nuestros seres queridos”, añade.

El perfil de los usuarios

En lo que se refiere al perfil de los documentos otorgados en Aragón, el 62% de los mismos (6.052) es formalizado por mujeres, con una media de edad de 66 años. De los documentos que actualmente se encuentran activos, el 99,98% de los mismos se refiere a los cuidados o tratamientos que quiere recibir el paciente; el 44% sobre la donación de órganos y el 32%, acerca de la incineración. Les siguen el deseo de morir en el hospital (13%), la asistencia religiosa (12,7%), la no asistencia religiosa (10,75%), la donación a la ciencia (9,75%) o el rechazo a recibir transfusiones de sangre (8%), entre las materias de declaración más frecuentes.

El documento se puede descargar para su cumplimentación de www.saludinforma.es o solicitarlo en el Departamento de Sanidad, en los Centros de Salud o en los Servicios de Atención al Usuario de Hospitales y Centros de Especialidades.

Su tramitación es sencilla. Se puede presentar o remitir por correo postal en el Departamento de Sanidad (Registro de Voluntades Anticipadas), en los centros de salud y en los Servicios de Atención al Usuario de Hospitales y Centros de Especialidades del Sistema de Salud de Aragón. Asimismo, se puede hacer en Acta Notarial. En caso de tramitarse en la Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios puede solicitar cita previa en www.saludinforma.es. Son precisos dos testigos, que también firmarán el documento. También es posible hacerlo ante notario.

El director general de Derechos y Garantías detalla que es muy recomendable designar también uno o dos representantes del otorgante, dado que estos velarán porque los deseos expresados por escrito sean respetados en todo momento y, en caso de duda, serán los interlocutores válidos con el equipo sanitario y tomarán decisiones en su nombre, teniendo en cuenta sus valores, instrucciones y deseos expresados.

Una vez tramitado, el documento se incorpora a la historia clínica electrónica del paciente y se registra tanto en la comunidad como en el Registro Nacional. Esto garantiza su consulta desde cualquier hospital de España.

Más información en https://www.saludinforma.es/portalsi/bioetica-salud/autonomia-paciente/voluntades-anticipadas