Se estima que en España a lo largo del año 2019 se diagnosticarán 11.791 nuevos casos de varios tipos de cáncer de cabeza y cuello, como laringe, faringe o cavidad oral, según las últimas estimaciones de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).El cáncer de cabeza y cuello incluye varios tumores malignos diferentes que se desarrollan en o alrededor de la garganta, la laringe, la nariz, los senos paranasales y la boca. Con el objetivo de dar visibilidad a los afectados y sensibilizar sobre el impacto psicosocial, el 27 de julio se conmemora en todo el mundo el día mundial de esta enfermedad, a propuesta de la Federación Internacional de Sociedades Oncológicas de Cabeza y Cuello (International Federation of Head and Neck Oncologic Societies, IFHNOS por sus siglas en inglés).

 

Según el Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello (TTCC), el cáncer de cabeza y cuello representan aproximadamente el 5% de los casos de cáncer en varones y el 2% en mujeres; en conjunto, representan la quinta neoplasia más frecuente en la población mundial y como señala la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), la mayoría de las terapias empleadas habitualmente para tratar estos tumores tienen efectos negativos que suponen un impacto en los aspectos psicológicos y sociales del paciente.

 

“Este tipo cáncer es poco conocido, no porque se den muy pocos casos, sino porque las personas que lo padecen se aíslan socialmente por las secuelas que tienen. El desconocimiento de la sociedad sobre estos tumores es muy grande y esto no facilita la vuelta de los pacientes a una forma de vida lo más parecida posible a la que tenían anteriormente, porque desgraciadamente, no va a ser igual, sino bastante distinta”, ha señalado María Jesús Romero, presidenta de la  Asociación Española de Pacientes con Cáncer de Cabeza y Cuello.

 

La propia SEOM destaca sobre este tipo de cáncer que se trata de tumores con gran impacto para los pacientes por las secuelas físicas de los tratamientos con intención curativa que se aplican, con mucha repercusión en términos de calidad de vida y en la capacidad para hablar, tragar y respirar.

 

Unas secuelas que, en función del tratamiento, la extensión de la cirugía y otros factores como el estadio y localización del tumor, entre otros, pueden conllevar la pérdida de órganos como la laringe y lengua, trastornos funcionales, problemas en el cuello cuando este es operado, pérdida de la capacidad de deglución y fonación, boca seca, dolor, rigidez mandibular, cambios en la voz y en la piel de la zona irradiada (cuando se trata el tumor con radioterapia), infecciones etc.

 

“El impacto emocional de estos diagnósticos es muy grande, pues las dificultades con las que se encuentran en su día a día los pacientes son muy duras. La alimentación y la comunicación son algo muy necesario para relacionarse, pero ellos tienen enormes dificultades para poder hacerlo”, prosigue Romero.

 

Cuidar en cáncer

Por todo ello, la compañía biofarmacéutica MSD, comprometida con los pacientes que sufren este tipo de tumor, ha querido sumarse a este día mundial ampliando la información sobre este tipo de cánceres en la web MSDsalud dirigida a pacientes y cuidadores, donde se ha publicado unos materiales avalados por Asociación Española de Pacientes con Cáncer de Cabeza y Cuello.