Según una encuesta realizada a 750 personas mayores de 60 años por la por la Fundación Mémora, un 23,5% de abuelos están con sus nietos cada día -para llevarlos a la escuela y darles la comida o la cena-, ya que los padres de los pequeños trabajan. El estudio también revela que el 39% de los mismos cuida a los nietos varios días a la semana, el 17% lo hace cuatro días al mes y también el 17% lo hace de forma esporádica.

Si se piensa en las personas mayores como cuidadoras, son un miembro imprescindible de la familia Pero, cuando son ellos los que necesitan atención y cuidados: ¿quién piensa en ellos?, ¿quién les devuelve lo que han hecho? ¿quién piensa en cuestiones básicas como la financiación de los cuidados que requieren?. 

“Los abuelos y abuelas se han convertido en el mayor servicio social. Son garantía de sostenibilidad de la economía familiar, y el Estado de Bienestar se ha sustentado gracias a su apoyo. Pero cuando hay que pensar en qué es lo que necesitan y quién puede prestarle los servicios nadie se para a pensarlo, no hay una conciencia social de que deben recibir un trato digno por justicia social”, explica Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de  Atención a las Personas, Ceaps.

Hace doce años, el Estado estableció la denominada Ley de Dependencia. Una base que determinaba que todas las personas mayores tuvieren establecido por Derecho el acceso a los Servicios cuando fuesen necesarios y adaptados al grado de dependencia de cada persona. DERECHOS que recoge, y que “pretendían dejar el sistema de beneficencia para establecer junto a la Sanidad, a los Servicios Sociales como el Cuarto Pilar del Estado de Bienestar, pero para los que NO EXISTE UNA FINANCIACIÓN REAL, CLARA NI FINALISTA. 

Desde el colectivo se considera que si se dedicase el 2 por ciento del PIB del país a las personas mayores se lograría acercar a la dignidad que merecen, no sólo los usuarios, sino también las personas que trabajan en ofrecer esos servicios: médicos, enfermeros, gerocultores, limpiadores,  ATS, celadores, cocineros… Por ello la entidad CONTINÚA PIDIENDO, en su nombre, financiación que cuente con un con carácter finalista, y se actualizan los precios y tarifas públicos en relación a los costes reales.

“Desde el sector no entendemos como desde las instituciones, los políticos o la sociedad se cuestione o no se tenga en cuenta el sistema de Servicios Sociales, como sí lo hace con el de Sanidad. Hay una falta de compromiso con las personas mayores, tanto con ese 80 por ciento de abuelos como con el 20 por ciento restante que también precise atención”, finalizaba Cinta Pascual.