La leche y los productos lácteos constituyen el grupo de alimentos más completo y equilibrado, ya que proporcionan un elevado contenido de nutrientes en relación con el contenido calórico y, además, presentan una composición muy equilibrada, al aportar proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono (lactosa), vitaminas liposolubles y minerales, especialmente calcio y fósforo. De igual modo, ayudan a prevenir enfermedades, tal y como constatan cada vez más publicaciones de ámbito nacional e internacional, desautorizando así a los escépticos, bulos o fake news que fomentan los detractores del producto.

El doctor en Biología, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Granada, presidente de la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT) y portavoz del proyecto H2020 de la Unión Europea (UE) impulsado por la Organización Interprofesional Láctea (INLAC), Ángel Gil, ha pedido a la población que no debería desterrar los lácteos en el marco de una dieta equilibrada por modas, falsas creencias o mitos, más aún si se tienen en cuenta las evidencias científicas sobre sus beneficios como el que aporta el calcio que es necesario para el desarrollo normal de huesos y dientes. Los lácteos enriquecidos con vitamina D también contribuyen  al mantenimiento de estos en condiciones normales. Además, la vitamina A, presente en los quesos, contribuyen a mantener las mucosas, la piel y la visión en condiciones normales. 

Gil ha sido, junto a Rosa Mª Ortega (doctora en Farmacia y catedrática de Nutrición en la Universidad Complutense de Madrid) y la propia INLAC, los artífices para que una de las publicaciones más prestigiosas del ámbito internacional en el ámbito de la nutrición y las ciencias biomédicas, “Advances in Nutrition”, respalde estos productos en un momento en el que surgen voces que, sin este tipo de argumentos, los están cuestionando. Hace tan sólo unas semanas, publicaba un suplemento con 14 artículos en el que han participado más de 50 investigadores de renombre internacional, y que analiza mediante revisiones sistemáticas y metaanálisis toda la evidencia científica disponible a nivel internacional sobre el papel de la leche y de los productos lácteos en la salud humana y en la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles. Demuestra, en suma, las bondades derivadas de un consumo regular de leche y productos lácteos tanto desde el punto de vista nutricional como para prevenir ciertas enfermedades crónicas y para ayudar a mantener una adecuada calidad en las diferentes etapas de la vida, desde la niñez hasta la tercera edad. Puede acceder al Suplemento completo publicado en “Advances in Nutrition” desde este enlace o a la introducción desde la sección de “Documentos” que encontrará a continuación: https://academic.oup.com/advances/issue/10/suppl_2 

Pero no ha sido la única publicación sobre el tándem leche-salud. Y es que investigadores del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili y IISPV han difundido esta semana las conclusiones de un estudio que muestra que el consumo más elevado de lácteos se asocia a la prevención de las enfermedades crónicas. Puedes leer más aquí: https://www.ciberobn.es/noticias/el-consumo-de-lacteos-se-asocia-a-una-disminucion-del-riesgo-de-desarrollar-cancer-colorrectal