Los agentes sociales y económicos del sector de atención a los mayores queremos expresar nuestra preocupación por la situación vivida en este ámbito olvidado y menospreciado por parte de la Administración. Como sucede en cualquier sociedad desarrollada, el sobre envejecimiento también amenaza Catalunya. Por tanto, resulta urgente y necesario dotar al sector de una seguridad y una sostenibilidad que permitan hacer frente a esta ola demográfica de grandes dimensiones que, hoy por hoy, no estamos preparados para afrontar. Es hora de que la Administración pase a situar la atención a los mayores como una prioridad de país que no dependa única y exclusivamente de la situación presupuestaria.

En un sector con una altísima intervención de la Administración, pedimos igualdad de trato y de recursos para todas las personas atendidas, mejoras salariales y un incremento de las tarifas después de 10 años de congelación. Estas propuestas, realizadas hace dos años delante del Parlament de Catalunya, y posteriormente expresadas directamente al Conseller Chakir El Homrani, se han traducido recientemente en una respuesta por parte del Departament que no atiende a ninguna de las demandas de los agentes sociales y económicos, una propuesta de inversión con unas cifras que no sirven para resolver la situación límite en la que nos encontramos actualmente.

¿Qué queremos?
– Garantizar la equidad y la calidad en la atención a los mayores. – Mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

– Retener y atraer el talento de los profesionales (geriatras, enfermería con especialidad de geriatría, técnicos especializados en dependencia, etc.) y asegurar la cohesión y la estabilidad de los equipos.
– Garantizar la sostenibilidad del sector de atención a los mayores.

Patronales y sindicatos recordamos que la dignificación de la atención a la dependencia es un reto de país que requiere la implicación de todo el Govern, y apostamos por la firma de un convenio catalán que mejore las condiciones laborales y la carga de trabajo de los profesionales, siempre y únicamente vinculado al incremento de tarifas. La propuesta efectuada por parte de la Generalitat no permite asumir a empresas y entidades les pobres mejoras del convenio estatal del sector y hacen que la atención a los mayores de Catalunya esté en peligro per la insostenibilidad del sector, con costes muy superiores a los precios que marca la Generalitat.

Recordamos que el convenio estatal tiene unas condiciones laborales muy inferiores a las de otros profesionales que, con los mismos empleos, trabajan en centros de mayores propios de la Generalitat o en otros sectores de atención a las personas. Esto desincentiva la entrada de profesionales nuevos en el sector y está provocando la fuga de los actuales profesionales hacia otros sectores, mucho más atractivos. Sin más recursos para mejorar las condiciones laborales de los profesionales, sumado al inexorable aumento de la población mayor y en situación de dependencia de los próximos años, se hace evidente un próximo colapso de la atención a los mayores por la falta de profesionales.

Solicitamos, además, un acuerdo del Parlament de Catalunya suscrito por todos los partidos políticos que reconozca la necesidad de ir incrementando

las tarifas para conseguir equiparar las condiciones laborales de los profesionales con las condiciones de los profesionales de gestión directa del servicio público, a fin de garantizar la equidad y la calidad de la atención a todos los Mayores de Catalunya.