Cuando estalló la crisis económica, los hogares españoles estaban acostumbrados a gastar cada euro que ingresaban. La tasa de ahorro de las familias en 2007 llegó a ser inferior al 5% de su renta bruta, y lo que no se gastaba, se destinaba a invertir en vivienda y endeudarse. El pinchazo de la burbuja obligó a apretarse el cinturón y muchos hogares siguen ahogados una década después. El impacto de la recesión fue muy desigual, en función de la renta, de la edad, del sector, de la región… Pero si hay una característica general, es que los jubilados han sido quienes mejor han superado la crisiseconómica… Más