El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha manifestado este martes la necesidad de que se conforme cuanto antes un Gobierno en plenitud de funciones, con el fin de no demorar la ingente agenda social que necesita España.

 

Una delegación del CERMI ha participado, junto a otras entidades del ámbito sociosanitario, en una reunión convocada por parte del presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE a la reelección, Pedro Sánchez, y la actual ministra en funciones de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo. En concreto, por parte del CERMI han asistido Concha Díaz y Santiago López Noguera, dos de los vicepresidentes de la entidad, y la directora ejecutiva, Pilar Villarino.

 

Entre las prioridades que el CERMI mantiene que deben introducirse en la agenda pública en materia de discapacidad se encuentra la necesidad de retomar el proyecto de reforma constitucional iniciado en la anterior legislatura, con el fin de modificar el artículo 49 de la Carta Magna para reforzar la protección de los derechos de las personas con discapacidad y actualizar la terminología con la que se hace alusión a las personas con discapacidad.

 

La entidad también exige una reforma del Código Penal para erradicar las esterilizaciones forzosas por razón de discapacidad, una práctica que sufren sobre todo mujeres y niñas. Igualmente, reclama una modificación del Código Civil para migrar de un modelo de incapacitaciones basado en la supresión de la capacidad jurídica a otro centrado en la provisión de apoyos en la toma de decisiones.

 

Asimismo, insta a aprobar una nueva legislación de inclusión laboral de personas con discapacidad; garantizar el derecho a la educación inclusiva; apostar con mayor fuerza por la figura del asistente personal, para extenderla a toda persona que precise de apoyos para su autonomía; asegurar el cumplimiento de la obligación legal de accesibilidad universal a los entornos, comenzando por la vivienda; reforzar el diálogo con las organizaciones de la sociedad civil; garantizar la sostenibilidad del tercer sector, y cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin dejar a nadie atrás.

 

RESPONSABILIDAD POLÍTICA

 

En cuanto a la situación política actual, el CERMI no pretende inmiscuirse en cómo debe actuar cada fuerza política en cuestiones de pactos, pero apela e invoca a su responsabilidad para que estén a la altura de las expectativas y anhelos de la ciudadanía, que no entiende esta parálisis. A su juicio, se necesita un Gobierno sin más dilación, porque se está desperdiciando una colosal ventana de oportunidad en términos sociales.

 

Lo social no es una cuestión menor o lateral en la agenda política, debería ser central y esencial en la acción pública. Si ha de ser algo, el nuevo Gobierno ha de ser netamente social. Es lo que más valora la ciudadanía y lo que pocas veces está en la primera posición de la atención y la acción política.

 

Por último, el CERMI subraya que las políticas sociales se construyen en diálogo permanente y con el consenso de la sociedad civil, que es coprotagonista, por lo que reclama que los ministerios sociales dejen de ser moneda de cambio de escaso valor en cualquier negociación política.