El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. De todos los casos de demencia, el Alzheimer es la causa más frecuente, seguida de la demencia vascular. La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que en España pueden sufrir el mal de Alzheimer unas 800.000 personas. Entre sus síntomas más característicos están la pérdida de memoria y del sentido de la orientación.

 

Así podemos encontrar decenas de noticias de desaparecidos que sufren Alzheimer: Francisco Javier Milla Arias (70 años) ha desparecido en La Antilla (Huelva). Duncan Shaw (67 años) vecino de Mijas desaparecido en Las Lagunas. María del Carmen (71 años) desparecida en el madrileño barrio de Vallecas. No obstante, en España no existe un registro oficial de desparecidos.

 

“Lo más habitual es que cuando una persona con Alzheimer desparece esté cerca de su casa ya que no suelen alejarse de los lugares que conocen. Es habitual que pierdan el sentido de la orientación, de ahí que se registren tantas desapariciones entre quienes sufren el mal de Alzheimer. Se estima que la mitad de los desaparecidos mayores de 65 años sufren esta patología”, asegura Guillem Viladomat, CEO de Safe365.

 

Ante cualquier desaparición, las primeras horas son las más importantes. Las nuevas tecnologías se han convertido en un aliado. Usar aplicaciones móviles específicas como Safe365 o pulseras y relojes que permitan monitorizar a los mayores ayudan tanto a encontrar a los desaparecidos como a prevenir estas situaciones.

 

“En muchos casos esta decisión es de los familiares. Son los hijos, parejas o quienes les cuidan quienes deciden instalar una aplicación de teleasistencia u optar por algún dispositivo con el que puedan tenerlos localizados o puedan usar en caso de emergencia. Sin embargo, algunos mayores también son conscientes de sus limitaciones y son ellos quienes buscan soluciones”, asegura Viladomat.

 

Las apps como Safe365 deben descargarse y activarse en el teléfono de la persona con Alzheimer y, mediante una tecnología de geolocalización, los familiares podrán saber siempre dónde se encuentra. Además pueden tener acceso a la aplicación tantos familiares como sea necesario y comprobar, desde cualquier lugar, si el usuario cumple sus rutinas y si, en definitiva, está bien.

 

Además de en la Geolocalización, esta app también se basa en la Inteligencia Artificial. Gracias a ello, la aplicación puede reconocer patrones diarios de los usuarios y anticiparse a problemas que pueden surgir en su vida diaria. Si se observa que hace vida normal significa que todo va bien pero, si por el contrario, no recibimos las notificaciones habituales de que ha salido o entrado nos alertará de que no está cumpliendo sus rutinas.

 

Asimismo, Safe365 dispone de un botón de pánico con el que el usuario puede conectar directamente y de forma rápida con los servicios de emergencias o familiares en caso de que el paciente de Alzheimer se sienta perdido. Sin necesidad de que la persona tenga conocimientos tecnológicos, de una forma sencilla y gratuita, el usuario sólo tiene que pulsar para que la app active un protocolo de emergencias dando la señal de ubicación a familiares y/o cuerpos de seguridad.

 

7 de cada 10 mayores de 65 años ya tiene un smartphone, estos dispositivos les proporciona cierta tranquilidad y autonomía ya que pueden estar comunicados permanentemente con la familia. La aplicación Safe365 puede instalarse gratis en cualquier smartphone y ofrece distintas posibilidades según las necesidades de cada persona.

 

Esta app supera ya los 4 millones de descargas y los 300.000 usuarios activos diarios. La aplicación tiene un crecimiento mensual de un 20% alcanzando entre las 15.000 y 20.000 descargas diarias y el 1 millón de usuarios activos mensuales. En un año, el proyecto ha multiplicado su crecimiento por seis (600%).  Safe365, disponible para iOS y Android, está en 8 idiomas y cuenta con usuarios de 193 países en todo el mundo.