El envejecimiento de la población española y el aumento de las enfermedades crónicas han dado paso a una nueva realidad sanitaria en los últimos años en España. Ante esta situación, los expertos demandan una nueva organización de los hospitales para atender las necesidades de salud que presentan los pacientes en la actualidad.  

En concreto, reclaman el llamado ‘hospital del futuro’, con una organización más matricial y en red, con menos compartimentos estancos, más centrado en los pacientes y abierto a la comunidad. En él los internistas representan un papel crucial, garantizando la continuidad asistencial, la atención integrada e integradora y el abordaje de los pacientes con enfermedades crónicas. 

Precisamente, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha iniciado un proyecto para establecer las nuevas formas de organización de este ‘hospital del futuro’. Mediante un grupo de trabajo sobre la labor del internista en el hospital del mañana, y en colaboración con la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS), se ha elaborado el documento “El hospital del futuro. El papel del hospital en una asistencia sanitaria centrada en el paciente”, que detalla las características necesarias que deben tener los hospitales en los próximos años. 

“Lo hemos presentado ya a otras sociedades, incluida FACME- Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas-, para recoger sus aportaciones y establecer un documento de consenso que podamos presentar al Ministerio de Sanidad”, indica el doctor Jesús Díez Manglano, vicepresidente primero de la SEMI. 

Para hablar de esta y otras cuestiones relacionadas con los avances y problemas organizativos de las Unidades de Medicina Interna, así como de las prácticas innovadoras que mejoran los resultados asistenciales, la Sociedad Española de Medicina Interna celebra, los días 20 y 21 de septiembre, su XIX Reunión de Jefes de Servicio a la que asisten cerca de 100 especialistas.

Así, uno de los aspectos prioritarios que señalan para el establecimiento del ‘hospital del futuro’ es llevar a cabo una asistencia centrada en el paciente, cambiando la actual estructura jerárquica por otra en red, promoviendo la implicación de los profesionales y aumentando los recursos dedicados a la actividad ambulatoria para evitar hospitalizaciones. 

“Los futuros hospitales deben mantener la calidad 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año. Es muy importante que se fomente la continuidad asistencial entre servicios y se colabore en actividades educativas y preventivas dirigidas a la población; todo ello mediante el uso de las TIC –Tecnologías de la Información y Comunicación-. En definitiva, mejorar de forma continua la calidad de los servicios que prestan al ciudadano”, comenta el experto. 

Visión global e integradora de la Medicina Interna 

Gracias a su visión holística e integradora del enfermo, los internistas ofrecen una atención global al conjunto de enfermedades de los pacientes, diseñando un plan de diagnóstico y tratamiento individual y personalizado. 

Además, colaboran en la atención a enfermos ingresados en servicios de otras especialidades tanto médicas como quirúrgicas. “Por ejemplo, cuando un paciente ingresa por un problema de salud mental en el servicio de Psiquiatría o por una fractura de cadera en el servicio de Traumatología, somos los internistas los que atendemos el resto de enfermedades que presentan”, señala el especialista. Igualmente la docencia, la investigación y la innovación se erigen como actividades fundamentales para un ejercicio de la Medicina Interna de calidad.

A través del nuevo grupo de trabajo creado por la SEMI para debatir el papel de la Medicina Interna en el ‘hospital del futuro’ se ha establecido el perfil que deben tener los nuevos internistas y las nuevas competencias que se necesitan para ello. “Los internistas supervisarán, colaborarán y coordinarán los servicios médicos especializados de todo el hospital, además del ámbito extrahospitalario”, asegura el doctor Jesús Díez Manglano.

El objetivo es que garanticen la continuidad asistencial en la atención a los procesos agudos y coordinen la atención a los pacientes crónicos complejos. Además, deberán atender procesos estandarizados con poca variabilidad mediante consultas monográficas y realizar apoyo de consultoría a Atención Primaria y a otras especialidades. 

Servicios de Medicina Interna en España

Los servicios de Medicina Interna representan un papel clave dentro del sistema sanitario en España, ya que son responsables de más de 700.000 altas anuales, debido al aumento progresivo de su actividad en los últimos años. La insuficiencia cardiaca es el diagnóstico más frecuente de los pacientes ingresados en estos servicios, a pesar de los recientes avances en el tratamiento de esta enfermedad. 

La estructura que presentan los servicios de Medicina Interna varía dependiendo del tipo de hospitales. Así, “mientras que en los hospitales comarcales el servicio de Medicina Interna integra todas las especialidades bajo la dirección de un internista, en grandes centros hospitalarios las otras especialidades son independientes de la Medicina Interna”, explica el doctor Jesús Díez Manglano.