Ante el anuncio de la creación de una Comisión enfermera para “vigilar” las residencias socio sanitarias, Lares se dirige a la Organización Colegial solicitando una reunión y proponiendo la colaboración conjunta de un documento de diagnóstico que analice las necesidades del sector

Primero. Compartimos con el Consejo General de Enfermería su interés en defender a quienes más nos necesitan. En el caso de Lares, desde la ayuda sin financiación pública a millares de personas que los servicios sociales dejan a su suerte por no poder acceder al sistema de dependencia.

Segundo. La situación histórica de los profesionales de enfermería en los centros pasa por un diagnóstico que, a la luz del artículo publicado por Redacción Médica, no compartimos.

Tercero. Quienes deben ser vigilados no son los profesionales de enfermería de los centros residenciales, sino las mismas Administraciones cuya crítica se trata de evitar, porque:

a) Es la Administración quien de manera irresponsable deja de atender gratuitamente a las personas mayores y en situación de discapacidad cuando entran en el sistema de dependencia. Los más vulnerables deben copagar sus servicios sanitarios.

b) Es la Administración quien propicia con sus decisiones la menor consideración y prestigio, así como el menor salario, del personal sanitario que trabaja en servicios sociales. Además, en los centros públicos de gestión directa permite que se adopten decisiones sin contar con los directores de los centros.

c) Es la Administración quien regula criterios de acreditación de centros sin tener en cuenta las verdaderas necesidades de las personas atendidas a fin de justificar una insuficiente aportación económica a la financiación de los servicios públicos.

d) Es la Administración, especialmente la sanitaria, quien promueve una precarización de la atención de las personas en situación de dependencia al no financiar los costes sanitarios de los centros residenciales.

Cuarto. Es preciso adoptar las decisiones necesarias para que millares de nuevas enfermeras se incorporen a trabajar en centros residenciales. No existen personas que puedan trabajar. Las convalidaciones de título son eternas. Es un problema general en Europa y que Lares abordará en su próximo Congreso de 2020 con la Red Europea de Envejecimiento.

Quinto. Noticias como las aparecidas contribuyen a generar una mala imagen de quienes atienden en centros y servicios sociales a personas mayores porque a lo que se refiere son centros de servicios sociales en los que se atienden personas en situación de dependencia que requieren de cuidados sanitarios.

Sexto. Denunciamos públicamente la existencia de un objetivo compartido por muchos: intentar resolver el déficit de la cartera de servicios sanitarios con servicios que sean prestados por los servicios públicos sanitarios. Se trata de un suculento ámbito de negocio.

Séptimo. Compartimos el objetivo de aprovechar el conocimiento y enorme experiencia de las personas que han titulado enfermería para coordinar los cuidados de las personas.