POST FACEBOOK (2).png

El mundo está envejeciendo. Es un fenómeno global y constatado: las personas llegan hoy a edades más altas con más salud, con ilusión por emprender proyectos y con ganas de formar parte de los desafíos que presentan las nuevas tendencias.

No obstante, nos encontramos con que existe aún la percepción de que las personas mayores de 65 son menos eficientes, menos innovadoras y de que no están todo lo abiertos que deberían al cambio.

Frente a la contradicción entre la realidad y este conjunto de creencias, acuñadas con el término “edadismo”, la compañía tecnológica Doro, especializada en el público senior, asegura que urge abrir la mirada a la realidad que vivimos. Es preciso cambiar nuestra actitud, pues la realidad de hoy es muy diferente a épocas anteriores y se presenta mucho más rica que los estereotipos sobre los mayores que desde muchos ámbitos se siguen alimentando.

Este es un camino que ya se está recorriendo y cada vez son más las noticias sobre jubilados que se lanzan a emprender, personas mayores que realizan hazañas tan arriesgadas como lanzarse en paracaídas, hacer surf o probar suerte en el mundo del espectáculo, o senior que deciden poner en juego sus talentos no explotados como pintar, tocar un instrumento o crear un canal de cocina. Las marcas también han sabido acercarse a este público y empieza a ser habitual ver personas mayores posando como modelos o como protagonistas en campañas publicitarias.

Lo estamos viendo: los mayores tienen mucho potencial, diferente al de los más jóvenes, pero enriquecido con la experiencia de los años que llevan a la espalda. Y eso es mucho. Aportan una visión diferente – los tiempos han cambiado mucho y muy rápido- y sería un desacierto no aprovechar su poso, su perspectiva y su saber hacer de muchos años, por centrarnos únicamente en valores como la productividad y la eficiencia.

Además, las personas mayores se sienten cada vez más jóvenes- según las encuestas su percepción de la edad es entre 10 y 20 años menor que su edad biológica-. Lo demuestra la enorme demanda que experimentan las agencias de viajes, las marcas de moda o las empresas tecnológicas. Doro afirma que muchos de sus usuarios, a pesar de experimentar algunas dificultades menores como pérdida de audición o de agilidad motriz, dan el salto al smartphone y quieren estar en el escenario de la comunicación y las nuevas tendencias, mostrando un enorme interés por la tecnología móvil y las redes sociales.

¿Hacia dónde nos encaminamos entonces? Los mayores son curiosos, osados y quieren relacionarse y vivir nuevas experiencias. Corre de nuestra cuenta reflexionar y establecer la manera de formarles y facilitar su participación en el nuevo escenario social y cultural, promoviendo el intercambio y enriquecimiento entre jóvenes y mayores.