“La farmacogenética tiene como objetivo conseguir una medicina individualizada, es decir, administrar el fármaco más eficaz para cada paciente concreto, con el menor riesgo de efectos adversos y desde el primer momento; de ahí se deriva que tenga una aplicación clínica directa”, ha explicado la Dra. Cristina Avendaño Solá, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC), con motivo de las III Jornadas Científicas de la SEFC, celebradas en el Hospital Universitario La Paz de Madrid.

 

La Farmacología Clínica es la especialidad médica que se ocupa de la evaluación de los efectos de los medicamentos en las personas y de promover su correcta utilización, tanto a nivel colectivo en la población general y subgrupos específicos, como en pacientes concretos. Esta especialidad, que tiene entre sus objetivos la personalización de los tratamientos farmacológicos, está contribuyendo de manera relevante a la implementación de la Farmacogenética en nuestro país.

Más de un centenar de médicos especialistas en Farmacología Clínica de distintos hospitales de toda España han participado en este encuentro que ha tenido como tema principal la investigación e implementación de la farmacogenética en el SNS.

 

La personalización de los tratamientos

 

La farmacogenética presenta grandes perspectivas en la predicción de la respuesta, sobre todo en relación con la eficacia, la seguridad, el ajuste de dosis de fármacos y el beneficio que supone a la comunidad sanitaria. Sin embargo, “su utilidad clínica depende de que el resultado sirva realmente para modificar la selección del fármaco o su pauta y que ello redunde en una mejora de la eficacia y seguridad del tratamiento en el paciente concreto. Para ello hace falta integrar el resultado farmacogenético con todos los factores farmacológicos y clínicos que intervienen en la individualización de un tratamiento”, ha resaltado la Dra. Avendaño. “La farmacogenética se está incorporando lentamente en la práctica clínica y ya se utiliza para ajustar la dosis o predecir la respuesta a algunos fármacos, pero es necesario seguir evaluando su aportación para mejorar los resultados de salud alcanzados y la eficiencia de su implementación”, ha añadido.

 

Biomarcadores farmacogenéticos en la práctica clínica

 

Una de las mesas de la jornada ha estado dedicada a valorar la experiencia en el uso de biomarcadores farmacogenéticos en la práctica clínica. La Dra. Ana Peiró, del Hospital General de Alicante, el Dr Francisco Abad del Hospital de la Princesa y el Dr. Salvador Aliño, del Hospital la Fe han descrito la experiencia en sus respectivos centros.

 

En su intervención, el Dr. Alberto Borobia ha hablado de la experiencia en el uso de biomarcadores farmacogenéticos en la práctica clínica en el Hospital La Paz, organizadores de la Jornada y uno de los centros pioneros en la implementación de la farmacogenética en el marco del SNS.  “En el año 2013 creamos la Unidad de Farmacogenética Clínica, integrada por el Instituto de Genética Médica y Molecular (INGEMM) y el Servicio de Farmacología Clínica. En el proceso de implementación se ha evolucionado desde una estrategia de genotipado caso por caso a una estrategia anticipada en la que, en determinadas poblaciones de riesgo, la información genética se obtiene de forma anticipada y, por lo tanto, está disponible en el momento de la prescripción”.

 

Según ha explicado el Dr. Borobia, una vez realizado el estudio genético, la información clínica y la molecular se deben integrar individualmente para cada paciente para desarrollar “una verdadera recomendación clínica personalizada” basada en la información genética, teniendo en cuenta también el historial médico, otros factores clínicos, tratamientos concomitantes y las preferencias del paciente.

 

Programas para el futuro de la farmacogenética en nuestro país

 

El Dr. Angel Carracedo, de la Fundación Pública Gallega de Medicina Genómica (SERGAS), ha detallado la situación actual del Plan Nacional de Medicina Personalizada y por su parte, el Dr. Adrián Llerena, del Instituto de Investigación Biosanitaria de Extremadura, ha presentado el Proyecto de Implementación Clínica Medicina Personalizada en Servicios de Salud en Extremadura (Plan MEDEA).

 

En la última mesa de la jornada, se ha resaltado la importancia de la conexión estrecha de la investigación y la asistencia clínica, así como la necesidad de seguir generando conocimiento integrado en la asistencia. En este sentido, el Dr José A. García-Agúndez, de la Universidad de Extremadura ha explicado la importancia de los consorcios globales ya existentes, que “consiguen aunar esfuerzos, unificar criterios y centralizar ingentes cantidades de información farmacogenética procedente de todo el mundo”.