Unas veces por error o confusión y otras, por falta de constancia cuando la terapia comienza a hacer efecto, casi la mitad de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) en España incumple el tratamiento prescrito por su médico. Así lo explica el Dr. Marc Miravitlles, del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona: “Sabemos que, en general, la adhesión al tratamiento crónico es baja y, en el caso del tratamiento inhalado, es aún menor. En torno al 50 % de los pacientes con epoc no cumplen bien el tratamiento inhalado a largo plazo”. 

Este incumplimiento tiene consecuencias tanto clínicas como económicas para el Sistema Nacional de Salud. “Se ha investigado y se ha demostrado que los pacientes que no cumplen con el tratamiento sufren más episodios de agudización de la enfermedad. Los cumplidores, en cambio, tienen menos agudizaciones y mejores datos de supervivencia”, explica el Dr. Miravitlles. El impacto económico del mal cumplimiento de la terapia “deriva de las consecuencias clínicas”. 

A la vista de esta situación, el Dr. Miravitlles, la Dra. Alicia Matrin del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona y expertos de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona han llevado a cabo un estudio que evalúa las opciones para mejorar la adherencia en el tratamiento. El documento, titulado Clinical and economic impact of an improvement in adherence based on specific atributes of single-inhaler triple therapies in COPD patients ha sido presentado en Madrid, en el Congreso Internacional Respiratorio de la European Respiratory Society (ERS) y concluye que simplificar el tratamiento de la epoc prevendría más de 500 fallecimientos y casi 7.000 episodios de agudización o exacerbaciones en un escenario a tres años.

El Dr. Miravitlles, autor principal y encargado de la presentación del estudio en el Congreso de la ERS, explica que para llegar a esta conclusión, “mediante datos epidemiológicos en España, estimamos el número de pacientes que estaban siguiendo triple terapia, unos 185.000”. La triple terapia es el tratamiento que reciben los pacientes con la enfermedad más avanzada, y combina broncodilatadores de larga duración y corticoides inhalados, que se administran en distintas combinaciones. Sólo algunos de estos pacientes reciben la terapia con un único dispositivo y una sola administración al día. 

“Sabemos que este método de administración facilita la adherencia”, explica el autor. Con estas premisas, “realizamos una simulación de la mejora que representa dar este tratamiento y, siendo conservadores, asumiendo que sólo aumentara un 20 % el uso de triple terapia en un único dispositivo y una sola toma al día frente al uso otros tipos de triple terapia, estimamos que, en un período de tres años, se podrían prevenir 532 fallecimientos y 6.835 agudizaciones”, detalla. De acuerdo con la investigación, esto supondría ganar 775 años de vida para los pacientes. El estudio, además, estima en 7,1 millones de euros los ahorros que podrían producirse para el Sistema Nacional de Salud, sobre todo teniendo en cuenta la reducción en episodios de agudización (representando éstos el 61.8 % del ahorro total estimado).

El estudio concluye que “reducir la complejidad del tratamiento con el uso de las triples terapias en un único dispositivo y una vez al día estaría asociado a mejoras en la adherencia, así como a la reducción de eventos y costes para el Sistema Nacional de Salud español”.

La cuarta causa de mortalidad en España

Los datos de este estudio resultan más significativos, en tanto que la epoc es una de las enfermedades crónicas más comunes. Se calcula que esta patología afecta a 2,9 millones de personas en España. De acuerdo con el estudio EPISCAN, llevado a cabo en España por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en colaboración con GSK, la epoc afecta a más de un 10 % de las personas entre 40 y 80 años. Esta enfermedad es ya la la cuarta causa de muerte en nuestro país por detrás de las enfermedades cardiovasculares y el alzhéimer. 

Aunque se trata de una patología crónica, los pacientes pasan por períodos de agudización, que pueden conllevar la necesidad de tratamientos adicionales, hospitalización e, incluso, puede provocar el fallecimiento. Aproximadamente el 50 % de los pacientes ha fallecido 3,6 años después de la primera hospitalización.