Fundació Vella Terra ha presentado los primeros resultados tras la implementación, en enero del 2018, de la App IMENTIA en varias de sus residencias. Dentro de este trabajo conjunto, se abrió una línea de investigación que tenía como objetivo demostrar, mediante un estudio clínico, la efectividad de esta herramienta para facilitar la detección precoz de disfunciones cognitivas asociadas a las demencias mediante diferentes ejercicios que mantienen la condición cognitiva de los usuarios.

El estudio se ha llevado a cabo en 6 residencias de Fundación Vella Terra y Grup VL, consiguiendo la participación de un total de 70 usuarios/as, entre personas en régimen de centro de día y personas residentes. El proyecto ha supuesto desarrollar 6.820 valoraciones, a lo largo de un año, gracias a la función de los psicólogos/as de cada centro, como referentes de la investigación, y de becarios que han gestionado el trabajo de monitorización de las sesiones.

 

El estudio clínico buscaba demostrar la influencia de la aplicación IMENTIA en las capacidades cognitivas y emocionales de los sujetos, a través de la estabilidad y/o mejoría en personas con funciones cognitivas preservadas, deterioro cognitivo leve y/o muy leve. El estudio, dividido en diferentes fases, ha permitido que la muestra experimental de usuarios/as recibiera dos sesiones semanales de 40 minutos cada una, donde cada persona trabajaba, mediante ejercicios, distintas capacidades cognitivas como: la atención, el lenguaje, el cálculo, funciones ejecutivas, memoria y capacidades visoespaciales y visoconstructivas, entre otras.

 

Los resultados estadísticos concluyen que IMENTIA consigue que personas con trastornos afectivos, depresión y ansiedad, principalmente, mejoren su estado emocional en los primeros 6 meses de utilizar la aplicación. Estas mejoras se traducen en una mayor puntuación en la escalas que valoran aspectos relacionados con el estado de ánimo. Se observan más ganas de relacionarse con los demás, mejor gestión de las emociones y los conflictos, menos rigidez mental, disminución estadística significativa en el tratamiento de ansiolíticos y menor perseveración de los pensamientos negativos. Concretamente, un 50% de los 70 usuarios que participaron en el estudio mostraron puntuaciones más bajas en los indicadores que valoran la ansiedad. Y esto, además, se corresponde con una disminución significativa encontrada en cuanto al tratamiento farmacológico en el grupo de usuarios que recibió las sesiones IMENTIA.

Míriam Sorribas, Neuropsicóloga y Coordinadora de Proyectos de Vida de la Residencia y Centro de Día Sant Martí, que ha coordinado el proyecto, afirma: “nuestra conclusión es que, el hecho de sentirse acompañados, a la hora de ejercitar sus capacidades y de tener una guía por parte del terapeuta, permite al usuario/a reflexionar sobre el contenido de los ejercicios y sus resultados y facilita la mejora afectiva de la persona. Además, IMENTIA le incentiva a trabajar en procesos cognitivos superiores responsables, también, de la gestión de las áreas afectivas o emocionales.”. Para Sergio Osuna, Director Ejecutivo de Fundació Vella Terra: “aplicaciones como IMENTIA nos dan una visión de las infinitas posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías a las personas mayores; en este caso, para retardar o frenar los síntomas de aquellas que padecen un deterioro cognitivo leve”.