Woman’s Back es la primera empresa mundial dedicada a la fabricación de mochilas adaptadas a pacientes que han sufrido un cáncer de mama y a las que les han retirado parte o la totalidad de los ganglios linfáticos. La firma, con sede en Barcelona, ha ideado siete modelos que evitan que el peso y la presión recaigan sobre el hombro y axila afectados. Las mochilas, que se venden en España y en Europa, se adquieren en línea.

Todo empezó fruto de la necesidad personal de Maria Prandi, una apasionada de la montaña y del mundo del outdoor que a los cincuenta años fue intervenida de un cáncer de pecho. Las ganas de seguir haciendo caminatas al aire libre y practicar montañismo después de la operación, y las advertencias del personal médico que le aconsejaron no llevar peso en el brazo y el hombro de la parte intervenida, la llevaron a pensar una mochila que evitara la aparición de una de las principales secuelas de este tipo de operaciones: el linfedema. Se trata de una inflamación que puede ser crónica del brazo provocada por una acumulación anormal de linfa (un líquido rico en proteínas) bajo la piel.

Con esta idea en la cabeza, Prandi fue a visitar a la empresa Deportiva Aksa, especializada en material deportivo, que la ayudó a perfeccionar su prototipo y a hacer realidad el proyecto. Para ello, idearon un sistema de cierre que equilibra el peso eliminando una de las dos asas en función del pecho intervenido. Si la operación se ha hecho en la mama derecha, se elimina la tira derecha del hombro y a la inversa en el caso de una intervención en el pecho izquierdo. Esta tira se hace pasar por debajo la axila cruzada en diagonal a la otra parte de la cintura y el tensor de pecho también cruza en diagonal hacia el otro lado. Las asas de la cintura son las que acaban aguantando el peso.

«En solo tres pasos, la mochila permite llevar peso liberando la parte intervenida de cualquier presión», resume la estudiante de Derecho de la UOC Lali Costa, una de las impulsoras del proyecto junto con Prandi y Jordi Costa, propietario de Esportiva Aksa. Una mochila que las usuarias pueden utilizar no solo para ir a la montaña, sino también para ir a trabajar o llevar pesos como el ordenador portátil.

De momento, el producto se comercializa en la web y el cliente puede escoger entre 7 modelos de las marcas Alpina y Montane, aunque a la larga los emprendedores querrían crear una mochila con marca propia. «Es un producto personalizado e individualizado», explica Costa, que defendió el proyecto en la pasada edición del SpinUOC, un concurso de emprendimiento en el que el proyecto acabó resultando el segundo más valorado entre las votaciones del público asistente.

Antes de sacar el producto al mercado, sus impulsores lo probaron en un grupo de pacientesoperadas de cáncer de mama en el Hospital de Sant Pau de Barcelona durante varias sesiones de marcha nórdica, una disciplina deportiva muy beneficiosa para las mujeres que han sido intervenidas, pues ayuda a reactivar el sistema linfático y ayuda a prevenir el linfedema.

La mochila también es útil para personas a quienes falta una extremidad superior o que llevan un bypass. Woman’s Back vende actualmente a escala nacional y europea, pero no descarta dar el salto internacional. Pero para abrirse camino en nuevos mercados requeriría más capital e inversión.