Las asociaciones empresariales AESTE, ASADE y FED, que ostentan la mayoría en el banco patronal, manifiestan su más firme voluntad de continuar trabajando en la Mesa de Negociación para alcanzar un acuerdo que satisfaga los intereses de los trabajadores y de las empresas del sector de atención a la dependencia.

Los sindicatos habían presentado una propuesta de negociación que incluía una subida salarial del 10% en los años 2019 y 2020. La patronal puso de manifiesto la inviabilidad de esa propuesta tal y como había sido formulada, teniendo en cuenta que los precios de concierto con las Administraciones Públicas llevan años congelados, y que, en la mayoría de los casos, los mismos no cubren el coste del servicio.

Durante los últimos cinco años los salarios de los trabajadores de este sector han sido incrementados de acuerdo con el Índice de Precios al Consumo (IPC), lo que supone que los trabajadores no han perdido capacidad adquisitiva real. Desde el banco patronal, se es consciente de que se debe continuar trabajando, para que el sector de los mayores adquiera la importancia y el reconocimiento que se merece, teniendo en cuenta que se trata de un nicho de empleo muy importante presente y futuro. Sin embargo, no puede olvidarse que las empresas son las que han estado soportando las continuas cargas que la congelación de precios públicos ha supuesto, sin verse incrementados ni tan siquiera en el IPC y sin tener en cuenta otros gastos adicionales como la mayor exigencia de ratios de personal, la adaptación a nuevas normativas, y los impactos derivados de la mayor necesidad de atención sanitaria hacia el colectivo de mayores a los que se prestan los servicios. 

Desde el banco patronal, estamos totalmente abiertos a continuar con la negociación del Convenio Colectivo, y continuaremos trabajando por encontrar cualquier solución que sea viable y beneficiosa para ambas partes, siendo conscientes de que el trabajador es un elemento clave en un sector en el que la actividad esencial es el cuidado de las personas mayores. Es por ello que consideramos nuestro deber, conseguir una buena herramienta que pueda dotar de estabilidad al sector y sus 

relaciones laborales, y que, sin duda, no puede ser otra, que un convenio estable y consecuente con la realidad actual. 

No obstante, y así se ha puesto de manifiesto al banco sindical, debemos velar por la viabilidad de este sector y, por tanto, de sus empresas, no siendo posible la cesión ante pretensiones que en la actualidad podrían considerarse utópicas, a la vista tanto de la situación de nuestro entorno, como de los indicadores macroeconómicos españoles e internacionales.

Reiteramos la voluntad y esperanza por parte de la posición mayoritaria, y por tanto la única voz autorizada del banco patronal, de continuar negociando con nuevas propuestas que acerquen las posturas y ofrezcan al sector de la Dependencia la estabilidad y seguridad que necesita.