Los pacientes que asocian varias enfermedades tienen un mayor riesgo nutricional, especialmente si necesitan una hospitalización por alguna de sus patologías. “La detección precoz de la desnutrición y su manejo adecuado, cubriendo los requerimientos tanto en energía como en proteínas y otros nutrientes, ha demostrado reducir la mortalidad y las complicaciones en estos pacientes y favorecer una mejor calidad de vida y menor tiempo de hospitalización”. Así lo ha explicado la Dra. María Ballesteros, coordinadora del Área de Nutrición de la SEEN y responsable de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de León, durante el 60 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

 

Por su parte, la Dra. Clara Joaquín, miembro del Área de Nutrición de la SEEN y médico adjunto del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol (Barcelona), ha señalado: “Estos pacientes suelen presentar una elevada mortalidad y discapacidad, así como una pobre calidad de vida y unos costes sanitarios muy elevados. Para mejorar esta situación es imprescindible prestar atención al estado y las necesidades nutricionales de estos pacientes, tanto durante su hospitalización, como después de la misma”.

 

En muchas ocasiones, estos pacientes ingresan en el hospital con síntomas de desnutrición y su estado durante el ingreso no solo no mejora, sino que, a veces, empeora. Como consecuencia, muchos abandonan el hospital malnutridos, lo que incrementa la morbimortalidad, el deterioro funcional y la pérdida de independencia, y aumenta el riesgo de reingreso. En este sentido, la Dra. Joaquín ha hecho hincapié en que existen múltiples estudios que demuestran que la continuación del soporte nutricional tras el alta “mejora la evolución del paciente en términos de estado nutricional, grado de dependencia, calidad de vida y mortalidad, así como disminuye el número de reingresos”.

 

De hecho, la especialista ha indicado que en los pacientes ingresados malnutridos o con riesgo de malnutrición se debe considerar la utilización de suplementos nutricionales orales hipercalóricos e hiperproteicos para mejorar su estado, calidad de vida y masa muscular, y disminuir su riesgo de mortalidad. Además, ha afirmado que se trata de una intervención coste-efectiva.

 

Asimismo, ha comentado que existen ciertos aspectos de la atención de los pacientes pluripatológicos que requieren atención, como “la identificación de interacciones fármaco-nutriente por tratarse de personas polimedicadas y la importancia de continuar el soporte nutricional después del alta hospitalaria”.

 

Guías europeas para el soporte nutricional de pacientes pluripatológicos

El aumento de pacientes pluripatológicos responde a la evolución de la sociedad occidental, donde cada vez hay individuos más mayores y que padecen más enfermedades simultáneamente. Por ello, la Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo (ESPEN) ha publicado unas recomendaciones para el abordaje nutricional de estas personas.

 

La Dra. Ballesteros, quien ha participado en su elaboración, ha explicado que estas recomendaciones forman parte de un proyecto global que incluyó también la realización de un estudio clínico en Suiza que se ha presentado durante el congreso. “Este estudio ha demostrado, en más de 2.000 pacientes, que el tratamiento nutricional adecuado e intensivo, comparado con los cuidados nutricionales habituales, redujo un 31% la probabilidad de mortalidad por todas las causas, ingreso en cuidados intensivos, reingreso hospitalario, complicaciones mayores y disminución del estado funcional a los 30 días. Además, la mortalidad a 30 días se redujo un 35%”.

 

Por todo esto, desde la SEEN destacan que la relevancia de estos datos debería llevar a potenciar las Unidades de Nutrición en los hospitales nacionales, ya que queda confirmado que el tratamiento nutricional salva vidas.