Los altercados que se están produciendo en Cataluña tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procès no son compatibles con unas plácidas vacaciones de jubilado. Esto ha llegado en el peor momento posible: en la misma semana en la que se han empezado a comercializar los viajes del Imserso. El impacto está siendo inmediato: las plazas en Cataluña están congeladas y los jubilados están prefiriendo quedarse en lista de espera en otros destinos que escoger uno catalán, donde las plazas están sin cubrir porque casi nadie las está eligiendo.

César Gutiérrez Calvo, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones de Agencias de Viaje Españolas (Fetave), hace hincapié en la gravedad de la situación, ya quees justo esta semana cuando se ha abierto el proceso para elegir el destino, por lo que «no podía haber pasado en peor momento».

«Hay lista de espera en unos destinos mientras que en Cataluña hay un parón», señala Gutiérrez, que recuerda queel perfil de viajero del Imserso «quiere, más que ningún otro, calma y tranquilidad, y sentirse querido en el destino, no agredido. No quiere acabar saliendo de un autobús y teniendo que arrastrar su maleta por una carretera».

INSEGURIDAD

Porque a la inseguridad en las calles se unen los sabotajes en puntos estratégicos para la movilidad, como autopistas, aeropuertos o redes ferroviarias. El lunes hubo problemas en el aeropuerto de El Prat y el martes se llegaron a cancelar 45 vuelos. Este miércoles se suspendió temporalmente el AVE en el tramo Barcelona-Figueres por una incidencia que afectó al sistema de señalización.

Los hoteleros que viven de la ocupación de los turistas del Imserso «se van a encontrar con una situación complicada, pues ya arrastran los problemas de 2017 (cuando se produjo el referéndum ilegal)», dice Gutiérrez. Ese año fue el primero en el que se quedaron plazas libres en Cataluña sin cubrir. El 50% no se ocupó.

MALA FAMA

En 2018 no se llegó a remontar, pero lo peor, dice Gutiérrez, «es que es un destino que está decreciendo, está cogiendo mala fama entre estos viajeros». Los viajes del Imserso se los reparten Mundiplan y Mundosenior, que son consorcios formados por operadores del sector. El programa oferta este año casi un millón de plazas. La persona que elige plaza ya no puede cambiar de destino. Por eso, aunque la situación en Cataluña se calmara, los que ya han elegido destino no podrán cambiar de opinión.

«Lo llamativo es que hay gente que ha preferido quedarse en lista de espera, o no viajar, mientras que hay destinos muy atractivos en la costa catalana que están libres. Nadie quiere ir a un sitio donde no le quieren», dice el presidente de Fetave.

Para hacerse una idea de lo disuasorio que puede llegar a ser este conflicto político sólo hace falta remontarse a los meses posteriores al referéndum del 1 de octubre de 2017. Entonces dejaron de llegar 185.000 turistas. Desde esa fecha hasta febrero de 2018 se perdieron 319 millones de euros de actividad por los problemas en Cataluña.

El vicepresidente ejecutivo de la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur, José Luis Zoreda, ya señaló el martes que estos disturbios, si se prolongan en el tiempo, tendrán un impacto en el turismo. Aunque «aún es muy prematuro» para poder evaluar el impacto, «en ningún caso es favorable» el colapso del aeropuerto de El Prat que se vio el lunes.

El Gremio de Hoteles de Barcelona ha advertido este miércoles que los «gravísimos incidentes» vividos este martes en Barcelona son perjudiciales para la «reputación» de la ciudad y que pueden repercutir gravemente en el turismo, y ha pedido a las administraciones propiciar el diálogo para evitar nuevos incidentes.

El lunes un pasajero francés de 65 años murió en el Hospital de Bellvitge tras sufrir un infarto en la T2 del Aeropuerto de Barcelona, después de caminar cuatro kilómetros para alcanzar la infraestructura aeroportuaria, que se encontraba bloqueada por concentraciones de Tsunami Democràtic.