Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, un hogar medio en España consume cerca de 4.000 kWh al año de electricidad.  El consumo energético de los hogares españoles ha evolucionado por encima del crecimiento de la población, a una tasa incluso 3 veces superior. Eso se ha debido, principalmente, al incremento del equipamiento doméstico.

Con el objetivo de que la población tome conciencia sobre el ahorro de la energía e incentivar hábitos de consumo que permitan una mayor eficiencia en su uso para el cuidado del medio ambiente hoy, 21 de octubre, se celebra mundialmente el Día del Ahorro Energético, una efeméride a la que HomeServe, www.homeserve.es, compañía especializada en soluciones globales para el cuidado y mantenimiento del hogar, ha querido sumarse para recordar los ecogestos que se pueden aplicar en el hogar para contribuir a reducir la huella de carbono y, ayudar, también, a mejorar el ahorro de las economías domésticas.

Ecogestos en el hogar

  1. No encender los aparatos eléctricos si no se necesitan en ese momento.
  2. Evitar los “consumos fantasma”, para ello es recomendable instalar regletas con interruptores que les permitan desconectar de la red los electrodomésticos. Especialmente la tele, el ordenador, equipos de música, etc. continuarán consumiendo energía.
  3. Usar bombillas de bajo consumo, aunque son más caras duran mucho más y consumen mucha menos energía
  4. Apagar las luces que no se necesiten y aprovechar mejor la luz natural, la iluminación representa el 20% del consumo de energía en el hogar.
  5. Elegir siempre electrodomésticos de bajo consumo y adecuados a las necesidades de los propietarios.
  6. Si se enciende el aire acondicionado, cerrar las ventanas para que no se desperdicie el clima generado.
  7. Cerrar la llave del gas por la noche y cuando se salga de vacaciones.

En la cocina

Gran parte de los dispositivos electrónicos del hogar se concentran en la cocina. Desde HomeServeindican que el correcto mantenimiento de los diferentes electrodomésticos puede contribuir al ahorro energético.

  • Nevera: Se aconseja alejarla un poco de la pared y limpiarle el polvo de la rejilla de la parte posterior para permitir que pueda dispersar correctamente el calor. Por otro lado, organizar eficazmente los alimentos en el interior de la nevera, concentrando los que requieren más frío en la parte superior, puede incluso permitir al usuario bajar la potencia del dispositivo.
  • Congelador: la capa de hielo que acumula no debe sobrepasar los 5 milímetros. Si no se descongela esa capa la energía del congelador trabajará primero para enfriar esa capa de hielo antes que la comida. Una vez descongelado consumirá hasta dos veces menos energía para mantener la temperatura deseada.
  • Cocina: es clave adaptar el tamaño del fogón al tamaño de la sartén, de esta manera se ahorra todo el calor del fuego. El tiempo de cocción disminuye, y con ello la energía consumida, tapando la sartén durante el cocinado.
  • Horno: apagar el dispositivo antes de acabar el cocinado proporciona un pequeño ahorro ya que el calor del interior del horno permite finalizar el proceso de cocción. Abrir el horno al acabar el cocinado permite a su vez calentar la cocina.
  • Campana y extractor de humos: Es clave limpiar su polvo y grasa para garantizar su correcto funcionamiento y evitar un exceso de consumo.

Desde el equipo de HomeServe, que integran una red de más de 2.600 profesionales con más de 20 años experiencia, insisten en que el correcto mantenimiento de las instalaciones aporta a las familias la tranquilidad de no tener que preocuparse de posibles incidencias que, en gran parte de las ocasiones, impactan de forma directa en el consumo eléctrico.