Se ha celebrado la jornada “Continuidad asistencial en el ictus” en el Instituto de Salud Carlos III, promovida por la Fundación Casaverde, donde se ha presentado el panorama actual de coordinación en los niveles de asistencia para esta enfermedad. El acto ha tenido lugar en el marco del Día Mundial del Ictus que se conmemora el próximo martes, día 29.

Abrió la jornada el presidente de la Fundación, Alberto Giménez Artés, que destacó la importancia de una buena continuidad asistencial y apuntó que “hacer las cosas bien cuesta menos”. A continuación, Exuperio Díez- Tejedor, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario La Paz y catedrático de Neurología de la UAM, realizó un recorrido y balance de los orígenes hasta hoy, de cómo se han implantado las unidades de ictus, y comentó que “todo este desarrollo de la continuidad asistencial ha sido un tránsito de 25 años exitoso”.

Aránzazu Vázquez Doce, médico rehabilitador y coordinadora de Rehabilitación en Unidad de Ictus del Hospital de La Princesa, hizo hincapié en la importancia de la rehabilitación: “El cerebro tiene capacidad para modificarse con estímulos externos”.

Intervino también en el inicio de sesión Elena Mantilla García, directora general de Inspección y Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, que hizo una panorámica de la situación actual del ictus en la región.

Posteriormente, se desarrollaron dos mesas de debate. La primera sobre “Continuidad Asistencial pre y hospitalaria en el ictus: emergencias, urgencias, neurología, rehabilitación, enfermería y trabajo social”, moderada por José Antonio Egido, jefe de la Unidad de Ictus del Hospital Clínico San Carlos. Y la segunda de “Continuidad asistencial en las fases postagudas y crónicas del paciente con Ictus” coordinada por Modoaldo Garrido, gerente del Hospital Universitario Fundación Alcorcón y vicepresidente primero de SEDISA

Según la OMS “el ictus es una enfermedad que supone la segunda causa de muerte en España, la primera en mujeres. La primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda causa de demencia”.

El ictus, la enfermedad del siglo XXI por el aumento de su prevalencia, con elevadas tasas de mortalidad, supone alrededor del 4 por ciento del gasto total sanitario en España, la mayoría originado en la fase aguda hospitalaria.