Este viernes, 25 de octubre, se celebra el Día Mundial de los Síndromes Mielodisplásicos (SMD), un conjunto de enfermedades que afectan a 4 de cada 100.000 habitantes y año. Esta cifra aumenta con la edad, alcanzándose más de 50 afectados por cada 100.000 habitantes y año en mayores de 60 años. En los últimos años, hemos asistido a grandes progresos en el conocimiento de la biología de los SMD, lo que se está traduciendo en importantes avances en el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de estos pacientes.

El Grupo Español de Síndromes Mielodisplásicos (GESMD) se suma a la celebración de este día y recuerda que la incidencia de estas enfermedades está aumentando. De hecho, es probable que se convierta en el cáncer de la sangre más frecuente en los próximos años, dado el aumento de la esperanza de vida en nuestro país.

“Para un mejor abordaje, es clave estratificar los SMD, ya que son procesos muy heterogéneos, tanto biológicamente como por su comportamiento evolutivo. Hay pacientes con una esperanza de vida similar a la de la población general (los SMD de bajo riesgo), mientras que otros ven su vida reducida a pocas semanas o meses (los SMD de alto riesgo). Por ello, y dadas las escasas alternativas de tratamiento disponibles, es crítico adaptar los tratamientos al riesgo individual”, explica María Díez Campelo, presidenta del GESMD.

page1image2775917984

1

Uno de los objetivos del abordaje de los pacientes de bajo riesgo es mejorar su calidad de vida, corrigiendo la anemia que produce la enfermedad. En este sentido, próximamente, un nuevo fármaco que ha demostrado ser eficaz y seguro, podría ser aprobado por las autoridades sanitarias para disminuir las transfusiones necesarias para mejorar la anemia en estos pacientes.

En los pacientes de alto riesgo, en los que la esperanza de vida es corta, se debe intentar modificar la historia natural de la enfermedad, mejorando la supervivencia y retrasando la transformación leucémica.

En 2019, el GESMD ha revisado y actualizado sus guías de diagnóstico y tratamiento para los SMD y la leucemia mielomonocítica crónica, incorporando todas las novedades de los últimos años. “Estamos seguros de que constituirán una herramienta muy útil para el manejo de estos pacientes por parte de los profesionales médicos, no sólo de nuestro país, sino también a nivel internacional, dada la gran aceptación que tuvieron las guías previas”, afirma esta experta.

Además, para ayudar a la comprensión de esta enfermedad, sus consecuencias y su tratamiento, el GESMD ha realizado una guía para pacientes y cuidadores, en colaboración con la fundación Más que ideas, que se difundirá a partir del próximo 26 de octubre a través de la página web (www.gesmd.es).

Durante el Congreso Nacional de Hematología, que se celebra en Valencia del 24 al 26 de octubre, se abordarán aspectos muy interesantes, como es la aplicación de la secuenciación genómica masiva al conocimiento de su biología. En los próximos años, todos estos estudios supondrán una modificación en el manejo de esta enfermedad, con una aproximación más razonada y basada en datos genómicos, tanto en pacientes con SMD y mutaciones germinales como en individuos sanos con mutaciones típicas de SMD y hematopoyesis clonal (CHIP), en los que se podría plantear un seguimiento individualizado basado en el riesgo de transformación leucémica.

Por último, hay que señalar que España dispone del mayor registro de casos de SMD del mundo, que incluye datos de alta calidad de más de 15.000 pacientes. “Esto se ha logrado gracias al esfuerzo desinteresado de todos sus investigadores”, concluye María Díez Campelo.

Con motivo del Día Mundial de los Síndromes Mielodisplásicos y para concienciar sobre este y otros cánceres hematológicos, se ha organizado la clase de zumba “Muévete contra el cáncer de la sangre”, que se celebrará el viernes 25 de octubre, de 18:30 a 20:00 horas.

Toda la información del GESMD está disponible a través de su página web: www.gesmd.es.