El manejo de la diabetes está muy ligado con la dieta que sigue el paciente. Un plan de alimentación es fundamental para tener una guía sobre qué alimentos se pueden comer y en qué cantidades hacerlo. Esto es crucial para un control mejor del nivel de glucosa en la sangre. Además, hay que prestar una particular atención para asegurarse que haya un equilibrio entre sus alimentos, insulina y medicamentos orales, y ejercicio, para un mejor control de esta glucosa.

En los países más desarrollados una tendencia cada vez más en alza en los últimos años es la de suprimir alimentos de origen animal en la alimentación. Las dietas vegetarianas (que incluyen huevos y productos lácteos) y las veganas (donde se excluye cualquier alimento de origen animal) tienen cada vez más adeptos. Sin embargo, entre los pacientes con diabetes no son raras las dudas sobre si este tipo de dietas son compatibles con su enfermedad.

“En la actualidad, la Asociación Americana de Diabetes establece que no existe una dieta recomendada para la diabetes, sino más bien diferentes patrones alimentarios que han reconocido contribuir a la mejora del control glucémico de las personas con diabetes. Entre estos patrones se encuentran las pautas de alimentación vegana o vegetariana” explica el Dr. Serafín Murillo, investigador CIBERDEM en el Hospital Clínic de Barcelona. Asimismo, el especialista recomienda el uso de medidores continuos de glucosa, como el sensor implantable, que ayudan a un mejor control de los niveles de glucosa en sangre.

¿Pueden estas dietas prevenir la diabetes?

Las pautas de alimentación vegana o vegetariana se han asociado a una ligera mejora en el control de los niveles de glucosa en sangre, así como una ligera pérdida de peso y mejoras en los niveles de colesterol y triglicéridos, así como de las cifras de tensión arterial. Además, las pautas de alimentación vegetariana se han relacionado con una disminución del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y una menor resistencia a la insulina[1][2][3]. “En cualquier caso esto no quiere decir que las pautas que incluyen alimentos de origen animal sean contraproducentes” puntualiza el Dr. Murillo.

Aunque los datos de estas investigaciones parecen relacionar las pautas veganas y vegetarianas con una menor incidencia de la diabetes, el Dr. Serafín Murillo advierte de la necesidad de ciertas precauciones a la hora de valorar sus resultados. “En el Rotterdam Study por ejemplo se comprobó la asociación entre dieta vegetariana y aparición de diabetes, lo cual no demuestra una relación causa-efecto. Además, la mayoría de estos estudios confrontan la alimentación vegetariana frente a pautas hipocalóricas e hipolípidicas, que en los últimos años se ha comprobado que no son las más indicadas para el tratamiento o la prevención de la diabetes tipo 2”.

Para el Dr. Murillo sería necesario confrontar estas pautas frente una dieta baja en hidratos de carbono o con la dieta mediterránea para realmente valorar su eficacia en la prevención de la diabetes. “Además existen otros factores que pueden ayudar a que se produzca este hecho. Por ejemplo, aquellas personas que siguen una alimentación vegetariana o vegana pueden presentar menos factores de riesgo de diabetes, como por ejemplo obesidad o sedentarismo”.

Control de la glucemia

Además de la posibilidad de que este tipo de pautas influyan en el desarrollo de la diabetes de tipo 2, las investigaciones lo que sí han demostrado es que pueden favorecer el control de los niveles de glucosa en sangre. “Está comprobado que estas pautas pueden reducir los niveles de hemoglobina glucosilada o HbA1c entre un 0,3 y un 0,4%[4]. Es cierto que se trata de una reducción discreta, pero que es muy interesante en el control glucémico de las personas con diabetes” explica el Dr. Serafín Murillo.

Aun así, como cualquier otra persona con diabetes y que lleve una dieta adecuada, no deben descuidar un buen control de los niveles de glucosa. Para ello, se recomienda el uso de sistemas de medición continua de la glucosa como los sensores implantables que permiten un control continuo de los niveles de glucosa. De esta manera, el paciente puede observar cómo afectan determinados alimentos a sus niveles de glucosa y llevar así una mejor gestión de la enfermedad.

El especialista también descarta cualquier posible relación con la hipoglucemia. “Ésta sólo se produce por un exceso de tratamiento, bien sea de insulina o algunos fármacos orales, que pueden dar lugar a esos niveles de glucosa en sangre por debajo de lo normal” aclara el Dr. Murillo.

Sin embargo, los pacientes con diabetes que optan por este tipo de alimentación, al igual que cualquier otra persona que así lo decida, debe tener en cuenta que estas pautas pueden ocasionar deficiencias de algunos tipos de nutrientes, como la vitamina B12 o el calcio entre otros. “Aparte de eso, los pacientes deben seguir recomendaciones similares a las de cualquier persona con diabetes que siga cualquier otro tipo de patrón alimentario. No obstante, estas pautas no aseguran un efecto beneficioso por si solas, pues además deben basarse en alimentos saludables. Se debe recordar que este tipo de pautas solamente elimina los alimentos de origen animal, pero existen muchos alimentos vegetales que pueden ser muy poco saludables” finaliza el Dr. Serafín Murillo.