Un año más, y ya van tres seguidos, Amavir ha vuelto a colaborar con la compañía multinacional de alimentación Mondeléz en su plan de acciones de voluntariado. Gracias a esta iniciativa, voluntarios de esta empresa han acudido durante las últimas semanas a cinco residencias de Amavir en Pamplona, Madrid y Barcelona para pasar la tarde con los residentes realizando diversas actividades de ocio y animación.

Entre estas actividades, ha destacado la preparación en cada centro de una merienda especial amenizada con un bingo y un karaoke, en el que han participado tanto los voluntarios como los propios mayores y sus familias. Además, los voluntarios han entregado diversos regalos a los residentes y todos tuvieron la oportunidad de hacerse fotos de recuerdo en el photocall instalado en cada residencia con las mascotas y muñecos más representativos de los productos comerciales de esta compañía, como el Príncipe de Beukelaer o la vaquita de Milka…

La colaboración entre Amavir y Mondeléz comenzó en 2017 con la participación de las residencias de Arganzuela (Madrid) y de Horta (Barcelona). En 2018 las residencias que colaboraron fueron las de Arganzuela y Vallecas en Madrid, y la de Sant Cugat en Barcelona. Para este 2019, Amavir ha ampliado la participación y este año han sido cinco las residencias colaboradoras: Amavir Argaray (Pamplona), Amavir Villaverde y Amavir Usera (Madrid) y Amavir Horta y Amavir Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

Mondeléz cuenta con un voluntariado corporativo dentro de su estrategia #Impact4Good a nivel internacional. Esta iniciativa pretende involucrar a sus empleados en actividades solidarias de diversas ONGs, fundaciones y entidades. El proyecto se enmarca dentro de la apuesta global de la compañía por apoyar e impulsar la comunidad en la que desarrolla su actividad, concretamente, trabajando en ámbitos como la lucha contra el hambre, la promoción de hábitos de vida saludables, la protección y apoyo a la infancia y la tercera edad, la ayuda a colectivos desfavorecidos y la inclusión de personas con discapacidad. Por su parte, Amavir potencia la realización de actividades de voluntariado corporativo en sus centros como forma también de abrirse a sus entornos y de promocionar la visibilidad del colectivo de personas mayores institucionalizadas.