Muchos pacientes piensan que para lucir una sonrisa de cine, la alineación y el tono de color blanco de los dientes son aspectos fundamentales, pero como siempre nos recuerdan nuestros profesionales de Vitaldent, las encías cobran un gran protagonismo a la hora de sonreír.  ¿Por qué? Básicamente porque su función fundamental es cubrir la raíz del diente, protegiéndola frente a la posible agresión de bacterias y haciendo que permanezca fijos los dientes a la hora de masticar.

Si estas están sanas, suelen ser de color rosa o rojo pálido; en el caso contrario, las encías se inflaman, enrojecen y empiezan a sangrar, siendo esto la primera fase de una enfermedad llamada gingivitis. Si esto no se trata a tiempo, esta infección se agrava, convirtiéndose en periodontitis, una infección irreversible. En este caso la infección penetra por debajo de la encía y ataca la raíz y el hueso que sujeta al diente, pudiendo llegar hasta la pérdida del mismo diente.

Para no llegar a este punto, los  profesionales de Vitaldent nos recuerdan 8 simples pautas que todos podemos incorporar en nuestro día a día para tener las encías sanas:

1-      El primer paso para mantener las encías sanas es tener una buena higiene y en el caso de  malposición de los dientes acudir a nuestro odontólogo para corregirla. Cepillarse los dientes después de cada comida es fundamental ya que permite eliminar la placa bacteriana que se acumula cuando comemos, lo que deteriora la superficie dental si no se quita a tiempo.

 

2-   El cambio de cepillo de dientes cada 3 meses es importante ya que, al ser un instrumento en constante contacto con nuestra saliva, hay una proliferación de bacterias y hongos que permanecen en las cerdas y que pueden crear infecciones bucales.
Además, a la hora de cambiar tu cepillo, es importante tener en cuenta que reciclarlo correctamente es fundamental para evitar que estos terminen en el mar como plástico desechado. Para ello, Vitaldent ha implementado más de 300 puntos limpios en sus clínicas donde poder depositar los cepillos que ya no queremos, como parte de la campaña “Por la Sonrisa de Nuestro Planeta”.
El uso de hilo dental una vez al día también es aconsejable. Este gesto limpia en profundidad los espacios entre los dientes y elimina el sarro y la acumulación de bacterias que afecta negativamente a nuestras encías.
3-      El primer signo clínico de una gingivitis es el sangrado de manera recurrente, sobre todo por las mañanas. Este síntoma en el caso de los fumadores puede verse “camuflado” por efectos de la nicotina.

4-   Otro consejo para prevenir cualquier tipo de enfermedad de las encías a tiempo es la realización de un diagnóstico preventivo. Para ello contamos con un Test Genético Bacteriológico, disponible en todas las clínicas Vitaldent, que detecta el ADN de las bacterias periodontales –aquellas patógenas que se encuentran alrededor del diente, como en las encías-, siendo capaz de identificar los tipos de bacterias, la cantidad así como la medicación recomendada con unos resultados objetivos. Este innovador Test permite prevenir enfermedades como la gingivitis o la periodontitis, ya que es capaz de detectar las bacterias que la provocan incluso antes de que se haya desarrollado la enfermedad.

5-    Es preferible no fumar, ya que el tabaco es uno de los componentes más peligrosos para la salud de la boca, sobre todo para las encías al enmascarar los síntomas de enfermedad gingival. Por ejemplo, si una persona fuma mucho, sus encías tienden a tornarse grises y perder su color. Además, la nicotina restringe el flujo sanguíneo hasta las encías, dos de los signos primordiales para identificar la gingivitis.

6-      El alcohol en cantidades elevadas es otro adversario de la salud de las encías, ya que disminuye las defensas presentes en nuestra boca y hace que las bacterias puedan atacar nuestros tejidos de una manera más efectiva al no existir un control por parte de nuestro sistema inmune.

7-      Cuando uno tiene las defensas bajas, sufre de estrés o enfermedades como la diabetes o la osteoporosis, puede proporcionar problemas de encías. En este sentido, los profesionales aconsejan tomarse el tiempo necesario para recuperarse.

8-      Por último, se ha podido comprobar que durante los embarazos el riesgo de sufrir una infección de las encías es mayor. Por eso, recuerda que es importante acudir a tu dentista para tratar el problema desde sus inicios.

Unos sencillos consejos que nos permitirán cuidar de la salud de nuestra boca y evitar infecciones y complicaciones relacionadas con nuestras encías y que pueden llegar a impedir que disfrutemos de nuestro día a día como nos gustaría.