ando su prevalencia en la sociedad. A día de hoy afecta a unos 6 millones de personas en España y supone la primera causa de amputación tanto en nuestro país, como en el resto del mundo.

En concreto, alrededor de un 20% de los pacientes diabéticos sufrirán riesgo de amputación en las extremidades inferiores. En la actualidad, el pie diabético es una de las complicaciones que más se producen a consecuencia de heridas que no cicatrizan correctamente.

Cada año, unas 100.000 personas del territorio nacional son diagnosticadas como diabéticas y anualmente se producen miles de amputaciones por este motivo. El tratamiento preventivo es fundamental para evitarlo, pero cuando se presenta es necesario que la administración pueda responder eficazmente a esos pacientes para que mantengan una buena calidad de vida, tras esa amputación.

La Federación Española de Ortesistas y Protesistas (FEDOP) considera insuficientes las coberturas públicas. El nuevo catálogo ortoprotésico del Sistema Nacional de Salud, limita a los usuarios a escoger modelos de prótesis sencillas o muy básicas que no facilitan su inclusión social, laboral y deportiva.

Estos pacientes están abocados en muchas ocasiones a dejar de trabajar y a depender de una prestación por discapacidad, algo que se podría reducir con una prótesis de última generación. Por otro lado, un buen producto ortoprotésico reduciría las visitas al médico y los tratamientos derivados de roces y molestias, abaratando el gasto sanitario dedicado al paciente. Además, muchos de los afectados por amputación se ven obligados a abandonar la práctica deportiva, ya que son necesarias prótesis especiales que no cubre la seguridad social.

Todo ello se traduce en falta de inclusión para los pacientes amputados, algo que incide directamente en su calidad de vida. Por eso, desde la FEDOP se impulsarán acciones e iniciativas para incluir esta reivindicación en la agenda política.