Los expertos afirman que el correcto manejo de la depresión consigue que los síntomas remitan en su totalidad en, al menos, dos tercios de los casos[i]. Consciente de ello, Lundbeck, compañía farmacéutica especializada en investigar y desarrollar fármacos para las enfermedades del Sistema Nervioso Central, ha puesto en marcha su II Campaña de Concienciación de la Depresión, bajo el lema #DeLaDepresiónSeSale, con el apoyo de la Fundación ANAED.

 

#DeLaDepresiónSeSale, persigue mejorar el conocimiento sobre este trastorno mental, haciendo hincapié en difundir el mensaje de que esta enfermedad se puede tratar y curar, así como acabar con los tabúes que afectan de forma directa a la persona que la padece y que hacen que viva la enfermedad en silencio, aislándose de los demás.

 

La campaña #DelaDepresiónSeSale es un llamamiento a la sociedad para visibilizar y normalizar la depresión y, bajo este objetivo, la iniciativa invita a los ciudadanos a sumarse compartiendo una imagen o un vídeo dentro de un ascensor con el hashtag #DeLaDepresiónSeSale, en el perfil oficial de RethinkDepression en Twitter @RethinkDepES.

 

La acción, que se enmarca en la iniciativa de la compañía RethinkDepression, cuenta este año con la presencia de Carme Chaparro, periodista y escritora, así como con la colaboración de la Dra. Elena Ros, psiquiatra y directora clínica del Instituto Internacional de Neurociencias Aplicadas (IINA); la Dra. Julia Caballer, directora y médico de familia del CS. El Restón (Valdemoro-Madrid); y de José Ramón Pages, coordinador de la Fundación ANAED.

 

Carme Chaparro, que ha convivido con la depresión de personas cercanas y que ha trasladado esta experiencia a través de los personajes de sus libros, ha explicado cómo le ha afectado a ella tratar de cerca con la enfermedad.  Chaparro ha querido ofrecer su apoyo a la campaña para dar visibilidad a la depresión y animar a personas que la padezcan y a sus allegados a buscar ayuda y hablar de ello: “Es necesario romper el tabú y hablar abiertamente sobre la depresión. Igual que aprendemos que cuando nos rompemos un hueso o nos hacemos una herida debemos acudir al hospital también debemos que aprender que cuando nuestra mente enferma tenemos que pedir ayuda para curarnos. La depresión se puede tratar y curar como afirma la campaña #DeLaDepresiónSeSale y debemos mejorar la educación en todo lo que tiene que ver con hablar de los sentimientos”.

 

Es posible la recuperación funcional del paciente con depresión

 

“La depresión es una patología compleja, multidimensional y heterogénea que conlleva la presencia de una extensa variedad de síntomas de tipo afectivo, somático y cognitivo, tales como alteraciones de tipo atencional, de concentración o de memoria y dificultad para llevar a cabo la toma de decisiones. Se trata de un trastorno que va más allá de un mero sentimiento de tristeza o desánimo y que altera la funcionalidad global de la persona”, ha destacado en el encuentro Elena Ros, psiquiatra y directora clínica del Instituto Internacional de Neurociencias Aplicadas (IINA).

 

La recuperación funcional del paciente es posible con un correcto manejo de la enfermedad y con un abordaje multidisciplinar. El objetivo es siempre que la persona afectada pueda desempeñar las tareas de su día a día como lo hacía antes de la enfermedad, por ello hay que prestar especial atención a posibles síntomas residuales. “La depresión se cura. Se debe transmitir un mensaje de tranquilidad puesto que, con un correcto abordaje de todo el abanico de síntomas y una buena adherencia al tratamiento, se consigue la recuperación”, ha concluido la doctora en su intervención.

 

Reducir la tasa de infradiagnóstico desde Atención Primaria

 

Se estima que alrededor del 50% de los pacientes con depresión no llega a ser tratado correctamente[ii] y que hay al menos un 30% de personas afectadas a las que no se les ha diagnosticado el trastorno[iii]. Para reducir esta tasa de infradiagnóstico es fundamental el papel de los médicos de Atención Primaria, ya que se estima que un 9,6% de las personas acuden a su centro de salud con síntomas relacionados con un trastorno depresivo[iv]. la Dra. Julia Caballer, directora y médico de familia del CS. El Restón (Valdemoro-Madrid), ha afirmado que “en el centro de salud, cada día, podemos visitar a entre 4 y 7 pacientes que acuden para revisión, seguimiento o diagnóstico de un trastorno depresivo”.

 

La Dra. Caballer, también ha destacado en su intervención que: “El papel de los profesionales de Atención Primaria es primordial ya que se encuentran en una situación privilegiada para detectar cambios significativos en los comportamientos y síntomas recurrentes como pueden ser falta o exceso de apetito y problemas intestinales, trastornos del sueño, cansancio constante o falta de energía general. Estas variaciones en la conducta de los pacientes, así como su asistencia recurrente a la consulta, nos hacen sospechar que algo no va correctamente y profundizar en su diagnóstico”.

 

España es el cuarto país europeo con más casos de depresión, llegando a afectar a más de 2,4 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, este mismo organismo señala que constituye también una de las principales causas de discapacidad en adultos y en adolescentes en todo el mundo.

 

Combatir el estigma, clave para mejorar la calidad de vida de las personas con depresión

 

En nuestra sociedad, las enfermedades mentales como la depresión se atribuyen a la debilidad de carácter o falta de voluntad y conseguir normalizarlas es el reto de los profesionales sanitarios y asistenciales. “Si entendemos mejor la enfermedad y compartimos con la sociedad todas las implicaciones que tiene, podremos hacer más llevadera la vida del paciente con depresión y colaborar en su recuperación”, ha destacado José Ramon Pages, coordinador de la Fundación ANAED, en el acto de presentación de la campaña #DeLaDepresiónSeSale.

 

La depresión acarrea todavía un estigma que impide que muchos pacientes puedan hablar abiertamente de la enfermedad por miedo a las consecuencias laborales, sociales o familiares. Muchos de ellos viven como si estuvieran en un ascensor”, ha señalado Sara Montero en la cita. Y es que el concepto y la imagen de la campaña #DeLaDepresiónSeSale gira alrededor de un ascensor, como símil de un espacio incómodo, donde la gente normalmente evita hablar o comenta solo temas triviales, y el miedo de muchas personas que padecen depresión de hablar abiertamente de ello por temor a sus consecuencias

 

Toda la información relacionada con la campaña #DeLaDepresiónSeSale y con la enfermedad está disponible en la web de Rethink Depression y en redes sociales a través del perfil de Twitter @RethinkDepES.