En una sociedad en continuo cambio es necesario reflexionar sobre los retos y oportunidades que ofrece la Bioética como disciplina global en relación con la ancianidad. Y en especial con el cuidado que las personas mayores reciben en los centros residenciales.  

En este sentido destacó la reflexión que hizo María Jesús del Yerro, Psiquiatra y Vocal de la Comisión de Deontología de ICOMEM,  durante la jornada que organizaron recientemente Ballesol y la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas.

Su ponencia estuvo centrada en analizar la problemática del maltrato a las personas mayores, los factores que lo provocan, las maneras de prevenir, diagnosticar y atender los abusos en la ancianidad. “Es una realidad que está infradiagnosticada, se denuncia en muy pocas ocasiones, y existe un cierto pesimismo en el sentido de pensar que no hay recursos ni herramientas” aseguró al compartir los factores que pueden provocar los malos tratos, destacando “aquellos que pueden tener que ver con el propio anciano, con las personas que les cuidan, con la institución en la que se producen y factores que tienen que ver con toda la sociedad y los diseños que hacemos de leyes y otros ordenamientos”.  

Entre las reflexiones que aportó añadió un dato desconocido para muchos sobre lo está pasando en las diferentes instituciones y cuántas personas sufren malos tratos. “Lo que es cierto es que cuando se pregunta a determinados profesionales que trabajan con personas mayores en instituciones, ya sea hospitales, centros de día, etc…se ve que un 8% de personas reconocen haber sufrido  algún tipo de maltrato, y entre las personas que cuidan hay aproximadamente un 4,5% que reconoce que ellos han sido autores de algo que se puede entender como un maltrato”. Un porcentaje, que en el caso de las personas mayores y el maltrato, está unido a un perfil: “mayor de 75 años, con dependencia emocional, que viven solas, con bajos ingresos…es el perfil más asiduo de la persona mayor maltratada”.

El presente tampoco acompaña a mejorar esta situación y la percepción que se tiene sobre esta realidad. “No hay una legislación para la violencia sobre las personas mayores”, aseguró. 

El debate de la Eutanasia 

¿Qué problemas éticos podemos encontrarnos al final de la vida? la pregunta con la que comenzó su ponencia Javier de la Torre, profesor de Bioética y Teología Moral en la Universidad Pontificia Comillas sirvió de preámbulo para su exposición, sustentada en resolver y aclarar conflictos éticos y morales. Pero siempre desde una actitud que no abandone a nuestros mayores. El problema de la Eutanasia es mucho más que un debate incorporado en la sociedad. Por eso planteó la cuestión de mejorar los cuidados paliativos o aprobar una ley de Eutanasia. “Buenos cuidados paliativos disminuyen las peticiones…” adelantó para asegurar que “no hay formación en cuidados paliativos ni en tratamientos del dolor. Necesitamos que estos sean de calidad, mejores médicos, más alternativas”. Y muy importante. Saber que los mayores nunca serán una carga. “Es necesario disponer de residencias de calidad donde morir con dignidad”, trasladó como mensaje.