Grupos de pensionistas de distintas partes de España, estos especialmente activos en el norte peninsular, se manifiestan desde hace meses para exigir unas jubilaciones mejor remuneradas. Hoy Pedro Sánchez y su nuevo Ejecutivo han aprobado en un Consejo de Ministros Extraordinario su aumento en un 0,9%, medida que ya se había acordado en diciembre con el Gobierno en funciones.

Todavía se desconoce cómo se aplicará esta subida a los distintos tipos de pensiones por vejez y, tal y como ha declarado hoy Pedro Sánchez en la Cadena Ser (citado por El Español), si las jubilaciones mínimas serán objeto de futuras reformas.

En España, la pensión media por jubilación fue de 1.284 euros mensuales en 2019, según datos del Ministerio de Trabajo, cifra que se convertirá en 1.295 euros tras la reforma, unos diez euros más. Esta es muy superior a la de aquellos trabajadores que han cotizado en régimen de autónomos, que en España recibieron una paga mensual promedio de 761 euros mensuales el año pasado, que con la nueva medida se convertirán en 768 euros.