Más de 40.000 personas de toda España se han sumado en tan sólo tres meses al movimiento de economía circular promovido por Gratix, la app que permite regalar objetos que ya no se usan y pedir los que se necesitan. Estos ciudadanos están apostando por un consumo responsable basado en no comprar aquellos bienes de consumo que se pueden conseguir dando una segunda vida a los que otras personas han dejado de utilizar; una práctica solidaria y sostenible que evita malgastar recursos y generar residuos innecesarios que impactan negativamente en el medio ambiente.

“Desde que en octubre lanzamos oficialmente nuestro proyecto hemos tenido una acogida increíble y un crecimiento sostenido cada mes. Comenzamos sólo con presencia en Madrid y hoy contamos con usuarios en las principales ciudades del país, donde esperamos que la Comunidad Gratix vaya haciéndose cada vez más fuerte”, asegura José María García, CEO y fundador de Gratix.

Además de Madrid, las comunidades autónomas con mayor participación son Cataluña (concentrada principalmente en Barcelona), Comunidad Valenciana (con Valencia a la cabeza de la región), Andalucía y País Vasco, teniendo de momento una presencia más residual en otras regiones.

En cuanto al tipo de actividad de los usuarios, existe gran variedad de comportamientos: “Desde los que se van a mudar y tienen prisa por entregar sus regalos hasta los que se toman su tiempo porque lo que les interesa es elegir bien a quién dárselo. Desde quienes publican un deseo porque necesitan algo con urgencia hasta aquellos que llevan tiempo tratando de conseguir un objeto en concreto y no pierden la esperanza de encontrarlo. Incluso hay un perfil de usuarios, a los que hemos llamado “ángeles”, que a lo que se dedican es a tratar de hacer felices a los demás, cumpliendo los deseos de aquellos usuarios con los que conectan emocionalmente”, explica el fundador de Gratix.

Por perfiles, el balance entre hombres y mujeres está muy equilibrado, con una leve superioridad del sexo femenino, y existe una presencia clara de usuarios de perfil familiar: “La Comunidad Gratix es el lugar perfecto para compartir objetos relacionados con niños, cuya vida útil es efímera, pero precisamente por eso al terminar de utilizarlos se encuentran en perfecto estado, como productos de puericultura, ropa, juguetes, etc.”, apunta. Actualmente, el 25% de los productos disponibles en la plataforma son eminentemente familiares y centrados en el cuidado y necesidades de los hijos.

Otras categorías muy populares son las de moda, entretenimiento y electrónica. Pero en Gratix tienen cabida todo tipo de regalos: vestidos de fiesta, equipos de esquí, muebles, cargadores, libros, impresoras, cascos de moto, bicicletas, complementos para el cuidado de animales, guitarras, e incluso sillas de ruedas. Además, la app también está dando cabida a otro tipo de regalos inmateriales, basados en la prestación de servicios gratuitos, como pasear perros o impartir clases, y a acciones solidarias como la recogida de juguetes para la planta infantil de un hospital.

Nuevo servicio de envíos

Con el fin de facilitar la entrega de los regalos entre los usuarios de la plataforma, Gratix ha alcanzado un acuerdo con Koiki, una empresa especializada en el transporte y reparto sostenible de paquetería que apuesta por la inclusión social. Se trata de un servicio puerta a puerta con origen y destino en toda la Península que se recibe en un máximo de 48 horas.

“Si queremos un mundo más sostenible, más concienciado con el medio ambiente y más solidario teníamos que encontrar un servicio de mensajería que compartiera la misma visión y nos permitiera cumplir nuestra misión. Y Koiki es nuestro aliado perfecto, pues basa sus servicios de reparto en un compromiso social y medioambiental, utilizando vehículos sostenibles como la bicicleta o los coches eléctricos. Estamos encantados de poder dar este nuevo servicio a nuestros usuarios a través de un reparto sostenible y responsable”, sostiene José María García.

Novedades de la app

Por otro lado, la app, disponible para iOS y Android, acaba de actualizarse a una versión 1.3 mejorada que otorga más importancia a las personas que la utilizan que a los productos que comparten, con perfiles de usuario más completos y atractivos que le permiten mostrarse como es ante la comunidad (“no hay que olvidar que en Gratix cada usuario decide a quién regala sus cosas”, apunta su responsable).

También se ha simplificado el proceso desde el momento en que alguien decide compartir un regalo o un deseo hasta que lo entrega o lo consigue, añadiendo transparencia en las solicitudes y ofertas para que resulte más sencillo decidir a qué persona se entrega cada regalo teniendo en cuenta su perfil, su historial y el karma que tiene dentro de la app. Asimismo, la opción de invitar a un amigo a unirse a la comunidad de Gratix también es más sencilla con la nueva versión, facilitando las múltiples ventajas que la app permite para compartir entre amigos.