El imparable envejecimiento de la población y la imposibilidad de la Sanidad pública en dar cobertura a sus necesidades odontológicas, imposibilitan la atención dental a los millones de personas dependientes que no pueden desplazarse a una clínica dental. En España existen más de 5.000 residencias geriátricas en las que residen cerca de 400.000 mayores y existen cientos de centros para personas con diversidad funcional acogen a decenas de miles de personas con discapacidad.

Dental Residency nace con el objetivo de dar respuesta a esta necesidad gracias a una metodología asistencial domiciliaria, a través de aparatología dental portátil y una plataforma tecnológica propia que optimiza los procesos operativos. El objetivo es prestar una atención odontológica adaptada y de calidad para todas las personas dependientes institucionalizadas en centros geriátricos y de personas con diversidad funcional de España. 

Hasta el momento, estos centros no ofrecían la odontología en su porfolio de servicios, y la familia del residente era la responsable de su traslado a una clínica dental. Algo que en muchas ocasiones no es posible debido a los problemas de movilidad. Por eso, Dental Residency presta una especial atención a los familiares de los pacientes, informándoles de los diagnósticos y asesorándoles en todo momento para que formen parte del cuidado de sus seres queridos.

Tras 4 años de recorrido, Dental Residency ha prestado servicio a cerca de 500 residencias en España, donde realizan revisiones bucodentales gratuitas anualmente a todos los residentes, sumando más de 40.000 personas dependientes atendidas. “Tras cuatro años haciendo revisiones bucodentales a pacientes de la tercera edad, atestamos que el 95% precisa de un tratamiento dental”, asegura Sergi Comas, cofundador y CEO de Dental Residency. 

Tras un estudio realizado por la empresa, entre los problemas más frecuentes están las enfermedades periodontales, la rotura de prótesis removibles, la necesidad de extraer piezas y el desgaste dental. El tratamiento en estos casos es fundamental para evitar problemas en la función masticatoria de los pacientes que pueden desencadenar en problemas de digestión o infecciones en la cavidad bucal, entre otros. Además de afectar a la salud emocional de las personas mayores como consecuencia de sus problemas bucodentales, que no son debidamente atendidos.

Actualmente Dental Residency tiene presencia en Cataluña, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, y están planificando el inicio de su actividad en el País Vasco y Aragón. Para ello, han abierto una ronda de inversión participativa a través de la plataforma de impacto social, la Bolsa Social, donde espera recaudar entre 300.000 y 375.000 euros.

El objetivo es dar cobertura a todo el territorio nacional y extender la prestación todas las personas dependientes que no puedan desplazarse a una clínica dental.

El inicio de Dental Residency

Una historia familiar motivó a uno de los fundadores a poner en marcha el proyecto. “La inspiración para crear Dental Residency se debe en gran parte al ejemplo de mi abuela María. Una mujer que vivió una vida plena y activa hasta su fallecimiento cerca de los 101 años, y que me enseñó algo que me ha quedado profundamente grabado: para vivir con plenitud la vida, es necesario sentirse con ganas de hacerlo”, asegura Sergi Comas.

Ahora, hace posible que cientos de miles de personas dependientes tengan una prestación odontológica adaptada a sus necesidades, de calidad y humana. “Queremos que puedan comer si problemas, evitar dolencias dentales y, sobre todo, que puedan sonreír a la vida”.