Febrero es uno de los meses más fríos, y con sus bajas temperaturas aumenta considerablemente el uso de calderas y otros sistemas de calefacción en los hogares. Estas instalaciones son esenciales para mantener un ambiente caldeado y apacible durante el invierno. Sin embargo, un incorrecto mantenimiento o la falta de revisiones pueden ser los causantes de averías que afectan tanto al bolsillo como a la salud.

Por ello, es recomendable realizar una puesta a punto global de la calefacción y el sistema de gas. HomeServe(www.homeserve.es), compañía especializada en soluciones globales para el cuidado y mantenimiento del hogar, ofrece los consejos que debemos seguir para asegurarnos de que la instalación esté en perfecto estado y así lograr una mayor seguridad en el hogar.

 

Una caldera en mal estado aumenta el riesgo de accidentes domésticos

Si una caldera no se revisa de forma periódica, lo más habitual es que se produzcan averías justo cuando más la necesitas. Las incidencias más habituales son bajadas de presión, obstrucción en la salida de humos y bloqueos o averías en la bomba de recirculación de la calefacción. Pero en los casos más graves, un mal mantenimiento puede provocar fugas o incluso accidentes importantes.

En este sentido, además de cumplir con las revisiones, HomeServe aconseja renovar los aparatos más antiguos y que no reúnan las medidas de seguridad recomendadas. Si en casa contamos con una caldera que no transmite seguridad en cuanto a su funcionamiento, ya sea porque desprende un olor extraño o porque lleva mucho tiempo en desuso, es importante llamar a un profesional para que revise el estado de la misma y nos aconseje para un correcto uso.

Otro de los aparatos a los que debemos prestar especial atención es a las estufas. Es muy importante ser conscientes del peligro que puede suponer para los residentes de la vivienda la ausencia de oxígeno renovado cuando se hace uso de forma continua. Por ello, se recomienda apagar las estufas por la noche ya que olvidarse de ello puede provocar un accidente de gran gravedad. Desgraciadamente, es habitual escuchar en las noticias alguna explosión o incendio en una vivienda causado por este motivo.

 

En ocasiones el peligro de accidentes domésticos puede llegar a ser mortal

La intoxicación por monóxido de carbono o explosiones causadas por la acumulación de este gas son las principales causas que pueden provocar lesiones o incluso fallecimiento a causa de una caldera que no funciona correctamente.

Además, el monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro, por lo que no es fácilmente reconocible y esto aumenta su peligrosidad ya que nos puede provocar disfunciones cardíacas, dolores de cabeza, mareos y fatigas, entre otros síntomas.

 

La importancia de un buen mantenimiento de las instalaciones de calefacción

Las instalaciones de cualquier sistema calefacción están sometidas al desgaste por el paso del tiempo. Por eso, es conveniente llevar a cabo revisiones periódicas para comprobar si se encuentra en buen estado y detectar así averías que estén pasando inadvertidas. Por lo general, las calderas de gas deben ser revisadas una vez al año y los termos eléctricos pueden ser examinados cada año o cada dos años, dependiendo de la marca y el modelo. Es importante saber diferenciar entre una revisión preventiva o de mantenimiento. La primera se hace cada dos años y consiste en realizar un análisis de combustión para ver el estado en el que se encuentra. Cuando los resultados muestran niveles muy elevados de monóxidos, se debe limpiar la caldera.

Desde HomeServe, recuerdan que el correcto mantenimiento de las instalaciones impacta, además de en el consumo eléctrico, en la seguridad de tu vivienda. El plan de protección Home Mantenimiento Gas ofrece una revisión anual de la caldera y también cubre todos los imprevistos y urgencias relacionados con la caldera y el calentador. Su red de más de 2.600 profesionales expertos prestan servicio en todo el país los 365 días del año, las 24 horas del día.