Así, Tedros aseguró que no es necesario restringir los viajes desde China para tratar de contener el coronavirus y ha apostado en cambio por combatir el virus en el epicentro. «La propagación a otros países es mínima y va despacio», explicó. La propagación fuera de China «se puede controlar con facilidad».

«No hay razón para tomar medidas que interfieran innecesariamente con el comercio y los viajes internacionales (…). Pedimos a todos los países que tomen decisiones basadas en la ciencia y sean coherentes con ella. La Organización Mundial de la Salud está lista para aconsejar a cualquier país que esté considerando qué medidas tomar», apuntó.

Estados Unidos, Australia o Singapur no permiten la entrada a visitantes extranjeros que hayan estado recientemente en China. Otros países prohíben la entrada a los visitantes que hayan estado en la provincia de Hubei, epicentro del brote, y algunos más han cerrado sus fronteras y suspendido vuelos… Más