Los agentes sociales y económicos del sector de atención a las personas mayores han criticado con dureza el proyecto de ley de presupuestos de la Generalidad de Cataluña. La propuesta del Gobierno al sector presentada ayer en el Parlamento, en el marco de la Comisión de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, no satisface a sindicatos y patronales, que han reclamado al unísono que «ya basta, necesitamos unos presupuestos dignos para nuestros mayores «.

Las nuevas cuentas para 2020 prevén un incremento máximo de 15 millones de euros para la atención a la dependencia, una cifra absolutamente insuficiente en la que los sindicatos más representativos y las principales patronales del sector no pueden dar su visto bueno porque eso implicaría «ser cómplices de un presupuesto que no sitúa la atención a las personas mayores como una prioridad de país». Los agentes sociales y económicos han evitado fijar ninguna cifra en concreto, pero piden que se reanude la propuesta de hoja de ruta, valorada en 300 millones, que permitiría ajustarse a las necesidades de la sociedad y, al mismo tiempo, garantizar la calidad y la equidad en la atención a las personas mayores, mejorar las condiciones laborales de los profesionales y garantizar la sostenibilidad de las empresas y las entidades.

ACRA, Centros Socio-sanitarios Católicos de Cataluña, CCOO, Consorcio de Salud y Social de Cataluña, La Confederación, La Unión, UGT y Upimir han reiterado al Gobierno y, también, al resto de grupos parlamentarios, con los que se reunieron ayer en el Parlamento, que estarán «unidos» en la permanente dignificación del sector, porque esto implicará una mejor atención a la gente mayor.

Reclaman, también, que no puede haber «ciudadanos de primera y de segunda», y que la falta de financiación en los servicios con concertación pública está discriminando las personas mayores, ya que, con las tarifas actuales, se hace muy difícil mantener la calidad en el servicio y ofrecer una remuneración justa y adecuada a los trabajadores. En este sentido, los agentes sociales y económicos hacen suya la frase de que «el trabajo de calidad es la mejor de las políticas sociales», es decir, que los trabajadores y las trabajadoras tengan mejores condiciones laborales.

Patronales y sindicatos han avanzado que valorarán la oportunidad de realizar aquellas acciones necesarias para seguir defendiendo los ancianos, las trabajadoras y los trabajadores, las empresas y entidades.