Padrón contará con una residencia para mayores, la primera de titularidad pública y que se va a construir en una parcela de 6.000 metros cuadrados ubicada en los terrenos de la antigua Azucarera. Así lo anunciaron ayer la conselleira de Política Social, Fabiola García, y el alcalde de Padrón, Antonio Férnández Angueira, durante la visita que realizaron, acompañados por el delegado territorial de la Xunta, Ovidio Rodeiro, a los terrenos en los que se levantará la infraestructura. Por el momento no se avanzaron datos ni de inicio de construcción de la residencia ni del coste de la misma, aunque si se sabe que la Xunta de Galicia financiará la mayor parte del proyecto.

La titular de Política Social indicó que la previsión es que en este primer trimestre de 2020 se firme el convenio entre el Concello y la Administración autonómica para materializar este compromiso, que posibilitará, en primer lugar, la redacción do proyecto.

Por el momento se sabe que la residencia de mayores que se construirá contará con una superficie de 3.600 metros cuadrados y ofertará un total de 60 plazas. Tras su puesta en marcha pasará a ser directamente de gestión municipal.

En declaraciones a los medios, Fabiola García subrayó la importancia «da colaboración entre administracións para achegar os mellores servizos ao maior número de persoas posible». En el caso de Padrón, puso como ejemplo el funcionamiento del servicio de ayuda en el hogar, «co que se atende, grazas á colaboración entre Xunta e Concello, a máis de cincuenta persoas», según precisó la conselleira.

Por su parte, el alcalde de Padrón quiso «felicitar» a la Xunta y a la Consellería de Política Social, «por su sensibilidad, ya que es un proyecto muy necesario y en el que llevamos trabajando desde hace tiempo», según indicó.

INVERSIÓN de la xunta. Hay que indicar que según datos aportados por Política Social, la Xunta de Galicia ha invertido más de 13,7 millones de euros en un plan de obras ya en marcha y que se extenderá hasta finales de la actual legislatura, para mejorar las infraestructuras y servicios destinados a la atención de la tercera edad y otros colectivos.

Así, una treintena de centros dependientes del departamento autonómico se benefician de estas actuaciones, que repercutirán de forma directa en alrededor de 50.000 personas usuarias de las cuatro provincias.

En este sentido indican que el plan contempla actuaciones en centros de día y residencias, centros de atención a personas con discapacidad y centros de menores. También mejorarán las condiciones de los centros sociocomunitarios, residencias y albergues juveniles.