Activar emociones, recuerdos, vivencias o provocar conversaciones y situaciones que, de otro modo, no surgirían. Es el objetivo que logra con éxito el programa de Terapia Asistida con Animales que lleva a cabo desde hace un año la Residencia Romareda con pacientes dependientes y que desarrolla la empresa “Perros y Letras”. Los 216 residentes que actualmente viven en este centro tienen acceso a esta actividad, que busca establecer una conexión emocional entre el perro y la persona con la que se relaciona.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha compartido esta tarde una de las sesiones de trabajo -que se realizan en grupos reducidos de seis personas-, y ha podido constatar el beneficio que estas sesiones, en las que se combina la lectura con el contacto con los animales, tienen para los usuarios. “Nuestra apuesta –ha afirmado la consejera- es mantener la mayor calidad de vida y dignidad de las personas mayores y de las personas dependientes, que son el centro de nuestras políticas sociales. Por eso, apostamos por fomentar actividades que, como ésta, procuran a los usuarios experiencias agradables y les comportan importantes beneficios, y lo hemos podido constatar”.

En este sentido, con las personas mayores muy dependientes, el programa trabaja especialmente el área emocional, aunque también interviene sobre la cognitiva y la social. En el caso de los usuarios donde el deterioro cognitivo es severo y sufren graves problemas de conducta, movilidad y problemas comunicativos-lingüísticos, el perro provoca reacciones físicas, emocionales y comunicativas que sin su presencia no hubieran tenido lugar.

«Romareda te activa»

Esta actividad se enmarca dentro del programa “Romareda te activa”, un plan de Envejecimiento Activo y actividades encaminadas a mejorar la calidad de vida de las personas mayores que viven en la residencia Romareda, un centro dependiente íntegramente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) que basa su forma de trabajo en el modelo de atención centrada en la persona. Las actividades están enmarcadas en el Programa Operativo del Fondo Social Europeo (FSE) de Aragón 2014-2020, cofinanciado con Fondo Social Europeo.

La oferta incluye un catálogo variado que persigue que todos los usuarios puedan realizar actividades entre las 15.00 y las 19.00 horas y que se basa en activar sus potenciales, alejándolos del concepto de déficit o enfermedad. Las actividades –que incluyen, además de la terapia asistida con animales, musicoterapia, psicología o talleres lúdicos- persiguen el disfrute de quien las realiza y la generación de emociones positivas. En todas ellas puede participar la familia del residente.

El caso concreto de la terapia asistida con animales se enmarca dentro del programa Programa R.E.A.D.® de Lectura con Perros (Reading Education Assistance Dogs), una iniciativa que nació en EE.UU. en 1999 y que tenía como objetivo mejorar las habilidades de lectura en niños y niñas hospitalizados que pasaban largas temporadas sin asistir al colegio y en un ambiente carente de estímulos. El éxito del programa hizo que la terapia se ampliase a un mayor colectivo de usuarios, como el caso de los mayores, las personas dependientes o en riesgo de exclusión.

Durante la visita, la consejera ha estado acompañada por Joaquín Santos, director gerente del IASS; Cristina Serrano, directora de la residencia Romareda;y Ana Ruperez, terapeuta ocupacional de la residencia Romareda.