Dräger, grupo alemán con 130 años de trayectoria en seguridad, especializado, entre otros, en la fabricación de equipos para la protección respiratoria, ha elaborado un paquete de puntos clave para garantizar la seguridad en el empleo de mascarillas faciales, una de las medidas aconsejables de prevención para evitar situaciones de riesgo, como el caso del coronavirus (2019-nCoV), virus originado en la localidad china de Wuhan. 

La compañía alemana ofrece unas pautas para saber cómo escoger una buena mascarilla acorde a sus características y finalidad de uso: 

  • La elección del tipo de máscara. Hay diferentes tipos de máscaras respiratorias y materiales de filtrado dependiendo de la actividad o de la exposición a sustancias contaminantes, ya sean partículas, gases o vapores. Por ello, es primordial conocer para qué uso se requieren y comprobar que cumplen con las más estrictas normas de protección. Las mascarillas autofiltrantes constituyen una medida que ayuda en la prevención frente a la infección por 2019-nCoV. 
  • La protección correcta. El nivel de clasificación es primordial para garantizar la seguridad de los usuarios que portan las máscaras. Las mascarillas autofiltrantes presentan distintos niveles de protección homologados con la normativa europea: FFP1, FFP2 y FFP3. El nivel de protección tipo FFP2 está recomendada para el personal sanitario que entre en contacto con pacientes infectados, con la precaución de emplear el nivel más alto en caso de realizar intervenciones. 
  • El tamaño y colocación perfectos. Se debe elegir la talla apropiada para que la mascarilla encaje a la perfección en el rostro del usuario; solo así se puede proporcionar una seguridad completa. Lo ideal es comprobar el ajuste firme y hermético en cada uso con el fin de eliminar fugas y seguir las instrucciones de colocación para verificar el correcto sellado, en caso de tener dudas. 
  • La higiene y el cuidado, primordial para su eficacia. A no ser que se trate de mascarillas de un solo uso, la desinfección y limpieza de las mascarillas contribuye al correcto funcionamiento del producto en usos posteriores. Resulta fundamental tratar las mascarillas con cuidado, controlar que no se deterioran o que no han quedado dañadas con posibles arañazos. Para ayudar en el mantenimiento de estos equipos, los especialistas de Dräger han redactado una completa guía con el procedimiento de limpieza de máscaras de todo tipo. 

“Conocemos los riesgos que supone la exposición a sustancias peligrosas en el sector industrial y químico, por ello estamos comprometidos con ofrecer la máxima seguridad y protección a las personas. Nuestra misión es desarrollar y diseñar equipos que garanticen una protección respiratoria óptima y siempre con comodidad para el usuario”, indica Víctor Gimeno, Marketing Manager SCA de Dräger en Iberia.