La Sociedad de Promoción Exterior Principado de Asturias (Asturex) ofrece los servicios de su red exterior para facilitar la búsqueda de proveedores alternativos que permitan mantener la producción a las empresas que tienen mayor dependencia de componentes de fabricación china en sus procesos de producción.

La directora general de Asturex, Teresa Vigón, ha señalado que, aunque todavía es pronto para conocer la incidencia del coronavirus entre las empresas asturianas, las actividades potencialmente más afectadas son las que incluyen componentes intermedios importados de China como, por ejemplo, el sector eléctrico y electrónico. No obstante, el nivel de afectación dependerá de la duración de la crisis, del nivel de existencias de las firmas de la región y de que los fabricantes chinos recuperen la actividad en las factorías ubicadas en las zonas más perjudicadas por el virus.

La red exterior de Asturex, formada por más de cien colaboradores homologados en más de 80 mercados y especializados en diferentes sectores, constituye uno de los servicios de la sociedad más utilizados. En 2019, se firmaron 49 contratos de asistencia técnica y 5 de asesoramiento jurídico. Los servicios de asistencia técnica personalizados de la red exterior son el instrumento de apoyo de la sociedad de promoción a las empresas asturianas en sus consultas y proyectos de internacionalización.

La red también elabora estudios de mercado, prepara agendas y viajes comerciales, realiza el seguimiento de ofertas, busca clientes, agentes o distribuidores y analiza las necesidades de adaptación del producto.

Las empresas interesadas pueden solicitar sus servicios directamente a través de la web de Asturex, en el enlace: /https://www.asturex.org/ver-servicio-categoria/6/estrategia/servicios-de-asistencia-tecnica-de-la-red-exterior-de-asturex/

Balanza comercial con China

En cuanto a la balanza comercial de Asturias con China, en 2019 las empresas asturianas exportaron productos y servicios por valor de 69,2 millones, mientras que las importaciones ascendieron a 230,5.

El 71,5% de las exportaciones correspondieron a minerales, escorias y cenizas (49,4 millones). Por su parte, las importaciones están más diversificadas: el 18,7% fueron combustibles y aceites minerales, 14% máquinas y aparatos mecánicos, 11% aparatos y material eléctrico y un 9,4% manufacturas de fundición, hierro y acero.