El Gobierno ha decretado este sábado el estado de alarma, tal y como prevé el artículo 55 de la Constitución para hacer frente a la crisis del coronavirus. Las medidas que se establecen son imprescindibles para atajar esta grave y excepcional situación. 

Entre los establecimientos que podrán permanecer abiertos durante la vigencia del del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, se encuentran las ortopedias. En su artículo 10 se detalla que darán atención al público por tratarse de servicios de  primera necesidad.

El presidente de la Federación Española de Ortesistas y Protesistas, Pablo Pérez Aragundi, recibe el encargo del Ejecutivo de Pedro Sánchez con orgullo y compromiso. “Estamos al servicio del ciudadano para ayudarle, sobre todo a aquellos pacientes con discapacidad que en estos momentos forman parte de uno de los colectivos más vulnerables”, asegura. 

 Desde la FEDOP se comprometen a atender aquellos casos que sean urgentes o de extrema necesidad en sus establecimientos, adoptando las medidas y los protocolos necesarios para el tratamiento de los pacientes. Asimismo tratarán de ofrecer un amplio servicio a los usuarios con su red de ortopedias mientras se prolongue el estado de alarma. 

La Federación reitera que los establecimientos sanitarios de ortopedia autorizados, con sus profesionales sanitarios técnicos ortopédicos, están a disposición del Sistema Nacional de Salud para realizar in situ, en hospitales, la atención a pacientes que requieran una prestación ortoprotésica. El objetivo es liberar camas en esos centros que comienzan a estar saturados.

El cumplimiento estricto de las medidas acordadas por el Gobierno por parte la población será clave para frenar la propagación del virus y evitar así más contagios.