En un esfuerzo por ayudar a los trabajadores y a la población en general a combatir la propagación de COVID-19, muchas compañías han pedido a sus equipos que trabajen desde casa cuando sea posible. Esto, a priori, tiene sus ventajas no más desplazamientos diarios, no arreglarnos demasiado y tener acceso al frigorífico 24/7. 

Una vez que desaparece la emoción inicial de trabajar desde casa, esta situación prolongada en el tiempo puede ser desalentadora y afectar tanto a nuestra vida personal como laboral. “La vida profesional tiende a comerse la vida personal, y en mi caso, teletrabajando durante más de tres años, he mezclado las dos mucho y he sufrido graves consecuencias en ambas”, explica Tomás Santoro, fundador de SumaCRM

Es por ello por lo que, desde la empresa especializada en CRM para pymes y empresas, han decidido compartir los 7 principales aprendizajes de su equipo para teletrabajar y no acabar con la productividad. 

1.  Un cuarto aislado. Una casa, en el fondo son ‘cuatro paredes’ por lo que, trabajar desde el salón hace que tu casa entera se convirtiera en una oficina. Esto es un grave error si hay más personas trabajando pues es un espacio en el que no se puede jugar, ni hablar, porque siempre puedes molestar al otro. Esto tiene como consecuencia que la desaparición de la ‘familia’. Es por ello que desde SumaCRM aconsejan aislar un cuarto para trabajar y prepararlo a conciencia para que se asemeje a un entorno laboral. 

2.  Ducharnos según suena el despertador. Uno de los primeros errores que solemos cometer cuando empezamos a teletrabajar es aprovechar para dormir un poquito más, para hacer cosas de la casa, para ver la tele, etc. Unas interrupciones estas que matan la productividad. Es por ello por lo que es importante establecer hábitos como por ejemplo ducharnos según suena el despertador. Este puede ser un buen disparador para generarnos la rutina de volver a tener los mismos rituales que teníamos en la oficina. 

3. Teléfono dentro del cuarto. Otro de los inconvenientes que presenta el teletrabajo si no nos lo planteamos correctamente es el uso del móvil a cualquier hora y desde cualquier rincón del hogar. “Desde el salón de la casa empecé a hablar mucho más por teléfono que en la oficina. Así que mi mujer y yo nos obligamos a hablar por teléfono dentro del cuarto. Las conversaciones inmediatamente empezaron a ser menos, de menor duración y más profesionales”, explica Tomás Santoro, CEO de SumaCRM. 

4. Cuidado con atacar la nevera. Uno de los principales efectos físicos del teletrabajo es el aumento de peso al que generalmente va asociado. El truco que ofrecen estos expertos para no engordar es ‘no pasar hambre’. Es decir, lo que los nutricionistas dirían: ‘comer mucho, pero de lo que no engorda’. Santoro afirma: ‘Descubrí que cuando me vienen las ganas de comer patatas fritas, es ansiedad, así que tomo una fruta (o tortitas de maíz) y se me va la ansiedad y las ganas de comer patatas fritas’. 

5. Limpiar en el instante. Teletrabajando la casa se suele ensuciar más y mucho más rápido. La regla de limpiar y recoger después de los desayunos/comidas/cenas no suele funcionar. El hogar se vuelve a ensuciar enseguida y la vida familiar se resiente mucho porque siempre hay alguien que recoge más. Es por ello por lo que aplicar la máxima de que, si vemos algo sucio, debemos limpiarlo en ese mismo momento funciona. Sorprendentemente nos daremos cuenta de que así dedicaremos menos tiempo a limpiar. 

6. Aprender a pedir perdón. La convivencia familiar y el teletrabajo es muy complicada. Sabiendo por adelantado que van a surgir roces, la gran mayoría de las veces intentamos pedir perdón al instante.

7. La positividad es nuestra mejor arma. Y como la fastidiamos más que antes, también nos culpábamos más que antes y se empezaba a ver todo un poco más negro. Pero como digo, con teletrabajo, es normal que haya más roces. Así que empezamos a forzar un poquito más la positividad, para así generarnos el hábito y que en nuestra casa haya energía positiva 🙂

¿QUÉ MÁS APRENDIZAJES PODEMOS APRENDER DE TELETRABAJAR?

El resto de los aprendizajes, según SumaCRM, son los mismos que en la oficina. Durante el trabajo hacer dailys, retrospectivas, trabajar con las herramientas adecuadas, intentar mirar lo mínimo WhatsApp y redes sociales. Mientras que después del trabajo, debemos hacer deporte, llamar a amigos y familia y  no trabajar el fin de semana o, al menos, intentarlo…