La continua propagación del coronavirus (COVID-19) se trata de un acontecimiento mundial al que debemos hacer frente con sensatez, sentido común y, desde IVI, priorizando siempre la seguridad y salud de nuestros pacientes y de la sociedad en general.

”La información es la clave fundamental hoy en día. Gracias a ella podremos definir la mejor manera de dar respuesta a la incertidumbre que existe respecto al binomio coronavirus y reproducción asistida. Es por ello que el avance de la situación en la que se encuentra el país entero, en declaración de estado de alarma, hará que nos centremos en los casos que así lo requieran de manera presencial y ofreciendo todas las herramientas disponibles en aquellos que permitan paralizar el proceso o gestionarse vía online hasta pasada esta situación convulsa”, comenta el Dr. Antonio Requena, director médico de IVI.

Por ello, y siguiendo las directrices de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), IVI disminuirá la actividad en sus centros, poniendo a disposición de quien lo precise un teléfono especial, 900 924 577, donde resolverá cualquier duda e incertidumbre respecto al coronavirus y sus efectos sobre el ámbito reproductivo.

En este sentido, IVI mantendrá por el momento:

  • Los ciclos de FIV y ovodonación que estén ya iniciados. En este punto, se recomienda vitrificar los embriones y no realizar transferencia hasta superado el pico crítico de propagación del COVID-19.
  • Las visitas gestacionales que estén programadas.
  • Las urgencias médicas de pacientes que necesiten acudir a la clínica.

¿Afecta el COVID-19 al embarazo?

“Conforme apunta la ESHRE, entidad europea de referencia en el sector de la reproducción asistida, es importante tener en cuenta que, aunque no se han demostrado hasta el momento efectos negativos del coronavirus durante el embarazo, es recomendable dejar pasar la ola de COVID-19 para buscar un embarazo y disminuir así el potencial riesgo para la madre y su gestación”, concluye el Dr. Requena.