Las personas con diabetes, de forma similar a aquellos que padecen otras afecciones crónicas, tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por el coronavirus (COVID-19). En consecuencia, las personas con diabetes deben ser particularmente estrictas al seguir las recomendaciones para evitar ser contagiadas y también contagiar a las personas cercanas. 

Ante la emergencia de salud pública, una de las medidas adoptadas por el Gobierno es el confinamiento domiciliario como medida esencial para proteger la salud de la población. Esta decisión, que puede condicionar la reducción de la actividad física recomendada como parte del tratamiento en las personas con diabetes, ha generado inquietud en muchos pacientes y algunos han solicitado a su médico un informe que les libere del confinamiento domiciliario para poder mantener su actividad física habitual.

Las recomendaciones de la Sociedad Española de Diabetes siguen siendo las mismas que efectuó desde el inicio de la epidemia, y es que en este momento lo prioritario es “Quedarse en casa”.  Igual que para el resto de la población, es fundamental para las personas con diabetes el permanecer en sus domicilios, y esto debe prevalecer sobre otras recomendaciones.

No obstante, desde la SED reconocemos la importancia de mantener los niveles de actividad física, y animamos a todas las personas con diabetes a mantenerse activos, pero esto se puede cumplir perfectamente mediante la realización de ejercicio en el propio domicilio. En este sentido, recordamos a los interesados las recomendaciones emitidas al respecto por parte de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, la Agencia de Protección de la Salud en el Deporte y del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España, las cuales pueden ser consultadas en la web de la SED en el siguiente enlace: https://www.sediabetes.org/noticias/informacion-sobre-el-coronavirus