La declaración del estado de alarma, la orden de confinamiento doméstico de la población y el cierre de las agencias, los hoteles y con los aviones en tierra hacen prácticamente inviable la reanudación de los viajes del Imserso el próximo 14 de abril tras el mes de suspensión ordenado por el Gobierno«Será complicado», han reconocido a HOSTELTUR fuentes de Mundiplan«Volver a arrancar un país no se hace de la noche a la mañana», afirman.

Desde la UTE de Iberia, IAG7 Viajes y Alsa, que se encarga de organizar los viajes por la costa peninsular, explican que cuando se decretó la suspensión por un mes del programa de vacaciones, el pasado 11 de marzo, aún no se había decretado el estado de alarma, que se ordenó tres días después.

Además de que la paralización de la temporada fue previa a la declaración del estado de alarma, la situación es muy cambiante cada día y se han cerrado las fronteras del país. «No tiene nada que ver cómo estábamos el jueves pasado y cómo estamos este miércoles», explican.

Ante este panorama, reconocen que «será complicado arrancar otra vez» el programa a partir del próximo 14 de abril. Entre otros motivos, porque «las agencias de viajes están cerradas, las líneas aéreas no están volando y los hoteles han cerrado. Volver a arrancar un país no se hace de la noche a la mañana», apuntan.

La suspensión por un mes, hasta el próximo 13 de abril, significa que entre 1750.000 (según CEAV) y 200.000 beneficiarios (según Mundiplan) del programa de Turismo Social no podrán realizar el viaje que tenían previsto.

Casi 200.000 beneficiarios del programa del Imserso no podrán realizar el viaje que tenían previsto por la suspensión por un mes de la temporada.

Con respecto a la operación de regreso a sus lugares de origen de los últimos viajeros que seguían de vacaciones, recuerdan que «durante la última semana hemos trabajado intensamente para que todo el mundo pueda retornar a casa y ahora estamos trabajando para intentar poner en orden lo que está pasando», confiesan.

El pasado martes, Mundiplan transportó a sus lugares de origen a los clientes que continuaban sus vacaciones y lo mismo hizo el otro operador, Turismo Social, este miércoles, según ha publicado este medio. En total, quedaban unos 300 mayores por volver.

Con respecto a si van a presentar también un ERTE, tal y como están anunciando prácticamente todas las agencias del país ante la paralización de la actividad, señalan que al ser una Unión Temporal de Empresas (UTE) cuenta con un tratamiento diferente al resto de compañías y además están dimensionados para un negocio temporal como son los viajes del Imserso.

Por último, admiten que los gastos por la paralización del programa y el retorno de los viajeros son«absolutamente monstruosos», aunque aún no pueden ofrecer una cifra aproximada. «Tendremos que ver cómo acometemos esto con el Imserso, pero ahora es pronto para ello», concluyen.