Adrián Barbón, que hoy ha mantenido una reunión  por videoconferencia con el gerente del Servicio de Emergencias del Principado (Sepa), Oscar Rodríguez; el jefe de área del 112 y Protección Civil, José Luis Fernández, y el jefe de servicio del SAMU, Antonio Trigo.

El teléfono de emergencias 112 Asturias gestiona actualmente una media diaria de 3.500 llamadas, de las cuales alrededor de 1.300 (37,14%) están relacionadas con el nuevo coronavirus. 

El año pasado, la media diaria de llamadas se situó en 1.845, mientras que del 10 al 19 de este mes se atendieron, por término medio, 3.566 al día. A pesar de este elevado volumen, la entrada en servicio de dos teléfonos específicos para responder consultas específicas sobre el COVID-19: 984 100 400 y 900 878 232, ha reducido de manera sustancial la espera de las personas que optan por utilizar el 112.

Para hacer frente al aumento de la demanda de atención telefónica, el centro de coordinación de emergencias del 112 ha reforzado la plantilla, que ha aumentado de un mínimo de 6 coordinadores en el turno de mañana y 8 en el de tarde, hasta un total de 11 y 12, respectivamente. En total, se ha pasado de 36 a 50 coordinadores, con el fin de ofrecer una asistencia de calidad a la ciudadanía.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha mantenido hoy una reunión por videoconferencia con personal del servicio de emergencias para interesarse por la gestión de la crisis sanitaria en este ámbito. En el encuentro han participado el gerente del Servicio de Emergencias (Sepa), Óscar Rodríguez; el jefe de área del 112  Protección Civil, José Luis Fernández, y el jefe de servicio del SAMU, Antonio Trigo, que han desgranado las medidas que se han adoptado en los diferentes departamentos.

Así, Bomberos de Asturias ha reestructurado los turnos de trabajo con el fin de minimizar el tiempo de exposición de los profesionales y las posibilidades de contagio. Además, se han adquirido equipos de protección individual y maquinaria de desinfección para las instalaciones.

Por otra parte, el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) se ha reforzado con 42 personas más entre médicos, enfermeros y operadores (el 90% personal sanitario). También se ha adaptado el programa informático para poder incorporar a todos los pacientes que están en sus casas y precisan seguimiento médico domiciliario.

Pie de foto 1: el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, conversa con el gerente del Sepa, Oscar Rodríguez.