La consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, ha solicitado hoy más material sanitario de protección para los profesionales del sistema de servicios sociales y para los colectivos vulnerables. También ha trasladado la conveniencia de extremar la coordinación entre los ministerios de Sanidad y Derechos Sociales y Agenda 2030.

Melania Álvarez ha expresado estas peticiones durante el pleno extraordinario del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, celebrado por videoconferencia. La consejera ha manifestado la necesidad de proveer de material protector a las plantillas de las residencias públicas y privadas, centros de personas con discapacidad y personal del servicio de ayuda a domicilio, así como a quienes están en situación de mayor vulnerabilidad. 

“No parece sensato que en esta situación, en la que las personas mayores son uno de los colectivos de mayor riesgo, se haya obviado el peso de la población potencial en riesgo a la hora de establecer el reparto”, ha subrayado la consejera. Asturias, ha recordado, registra la edad media más elevada de toda España, cinco puntos por encima de la media. “Un 25,7% de nuestra población supera los 65 años y la inversión total en recursos y servicios para personas mayores y dependientes supera los 257 millones, el 30% del presupuesto de la consejería. No estamos conformes con los criterios planteados hasta ahora para el reparto del fondo social extraordinario destinado exclusivamente a las consecuencias del COVID-19”, subraya la titular de Derechos Sociales.

A su juicio, resulta fundamental tener también en cuenta la regla de redistribución que apoya a las comunidades con menos renta per cápita. “Sin embargo sí se han incorporado al reparto las que tienen régimen foral”, ha añadido Álvarez.