Los profesionales de la red pública de residencias de Asturias (ERA) han recibido hoy una nueva dotación de material para reforzar los cuidados frente al coronavirus: son 8.000 mascarillas que ya se están entregando a todos los equipos para proteger tanto su salud como la de las personas mayores. 

“A sabiendas de que la situación puede cambiar en los próximos días, se han enviado instrucciones para que el uso de los sistemas de protección sea adecuado al contexto que vivimos. En colaboración con el Servicio de Salud (Sespa), y también de manera unilateral, se está dotando de dichos sistemas de protección según la clasificación y condiciones de uso correspondientes”, explica la gerente del ERA, Ana María Suárez.

Además de las mascarillas, hoy se han entregado dispositivos móviles en los centros de la red pública con el fin de que las familias puedan comunicarse con las personas residentes a través de videoconferencias o videollamadas. La gerente del ERA asegura que el contacto a través de estos canales servirá para “aliviar a las familias”, principalmente allí donde se registran más casos positivos, como la residencia de Grado o el centro Palacio de El Villar, en Castrillón 

Las mascarillas destinadas a los profesionales de la red pública han sido dispensadas por el ERA. A partir de ahora, se espera que el reparto de material se lleve a cabo de forma sistemática. Por su parte, los centros privados reciben el material correspondiente a través de la Consejería de Salud, tal y como determinan las órdenes ministeriales.