El impacto de la crisis del coronavirus en la sanidad privada tiene dos caras. Mientras una parte de sus recursos están a disposición de las administraciones para asistir a pacientes infectados, las consultas, operaciones y pruebas ajenas a la pandemia, incluidas las concertadas con la pública, se han suspendido y los ingresos se han desplomado cerca de un 80%, según la patronal. La mayoría de los grupos han optado por recortar plantilla y HM ha cerrado siete policlínicos en la Comunidad de Madrid “por tiempo indefinido”. Las empresas alegan que deben ahorrar gastos para sobrevivir y sostienen que se trata de trabajadores que no están “en primera línea” de la lucha contra la pandemia… Más