Ante el incremento del tiempo de confinamiento por el estado de alarma llegando a las cuatro semanas, Alzheimer Catalunya Fundació alerta de que las personas con deterioro cognitivo pueden potenciar la desorientación en el tiempo y en el espacio. De hecho, una situación que también se puede dar a la población en general.

Esta situación de desorientación puede incrementar el nivel de ansiedad y derivar en malestar y problemas conductuales. Además, las personas con Alzheimer necesitan una rutina diaria para garantizar su bienestar. Y el confinamiento ha obligado a que los cuidadores creen unos nuevos hábitos para evitar un mayor trasiego en su día a día.

Por este motivo es necesario que las personas con deterioro cognitivo incluyan en su planificación diaria ejercicios para reforzar estas capacidades. Unas prácticas que deberán centrarse en que la persona con Alzheimer pueda ser consciente de su situación en el tiempo y también el espacio vinculado siempre a su propia persona.

 Algunas propuestas son: seguir la actualidad de los medios de comunicación para conectar con el presente y la actualidad o como elemento de comunicación. Recordar el día, mes, temporada y año en el que estamos o hacer un repaso por los diferentes espacios de la casa. También nos podemos ayudar de calendarios o de fotografías donde se representen objetos cotidianos.

La situación se agrava más en el caso de personas con deterioro cognitivo y que viven solas en casa. Desde la entidad, seguimos acompañándolas cumpliendo todas las medidas de prevención para evitar el contagio. Unas visitas que sirven para trabajar la orientación espacial y temporal, seguimiento de su estado de salud y luchar contra la soledad.