Mediante la Orden SND/265/2020 de 19 de marzo, de adopción de medidas relativas a las residencias de personas mayores y centros socio-sanitarios, ante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19y con el objetivo de proteger a la población más vulnerable de la infección por COVID-19 (Orden SND/265/2020) se establecen las siguientes medidas organizativas para la atención sanitaria de los residentes afectados por el COVID-19 y de quienes conviven con ellos en residencias de personas mayores y centros socio-sanitarios:

  •  Personal sanitario y no sanitario de residencias de mayores y otros centros sociosanitarios:
  1. todos los trabajadores que tengan contacto directo con los residentes deben seguir las medidas de protección recomendadas por el Ministerio de Sanidad,
  2. se debe reducir al mínimo el número de trabajadores en contacto directo con un residente afectado, evitando rotaciones de personal asignado a diferentes zonas de aislamiento.
  • Ubicación y aislamiento de pacientes COVID-19: los residentes de los centros deben clasificarse, con carácter urgente en los siguientes grupos:
  1. Residentes sin síntomas y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19
  2. Residentes sin síntomas, en aislamiento preventivo por contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19
  3.  Residentes con síntomas compatibles con el COVID-19
  4. Casos confirmados de COVID-19

Se disponen criterios de aislamiento y se especifica que el centro deberá atender especialmente al mantenimiento en la zona de aislamiento que le corresponda de aquellas personas deambulantes o errantes, con trastorno neurocognitivo.

  • Limpieza en las residencias: se exige la adopción de medidas extremas de limpieza con desinfectantes recomendados por la autoridad sanitaria en todo el centro, con especial atención en las zonas de acceso/salida de los sectores de aislamiento.
  • Atención sanitaria:
  1. se habilita a la autoridad sanitaria de cada comunidad autónoma para modificar la prestación de servicios del personal médico, de enfermería u otro tipo de personal sanitario vinculado con las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios, con independencia de su titularidad pública o privada así como de su personal vinculado,
  2. se establece la obligación de personal sanitario médico, de enfermería u de otro tipo de continuar en la prestación de sus servicios, si no han dado positivo.
  • Coordinación para el diagnóstico, seguimiento y derivación: siempre que exista disponibilidad, deberá realizarse la prueba diagnóstica de confirmación a los casos que presenten síntomas de infección respiratoria aguda para confirmar posible infección por COVID-19.

Seguir Leyendo