La situación actual por la propagación del COVID-19  ha originado una gran demanda de equipos de ventilación mecánica, comúnmente llamados respiradores, que supera el número de ventiladores disponibles en las UCI´s de los hospitales españoles, encargados de tratar a los pacientes más graves con contagio de coronavirus. Al mismo tiempo, se hace necesario   dotar con respiradores los nuevos hospitales de campaña, así como espacios habilitados como UCI´s en diferentes áreas de los hospitales.

Ante esta extraordinaria situación, la empresa Dräger manifiesta que, del gran número de respiradores de anestesia instalados de su marca en los hospitales españoles, la mayoría de los mismos podrían ser usados como ventiladores de cuidados intensivos de una manera excepcional, ya que incorporan un software adaptado a las necesidades ventilatorias de los pacientes necesitados de ventilación mecánica, siempre y cuando se sigan las instrucciones específicas para tal efecto por Dräger y teniendo en cuenta las especificaciones dictadas por las pertinentes autoridades reguladoras nacionales. 

Dräger dispone de un elevado porcentaje de equipos en el mercado español, por lo que con esta recomendación espera poder dar una solución inmediata a la situación actual de colapso que se está viviendo en los hospitales y colaborar de esta manera con los centros hospitalarios. 

Desde su creación en España hace 45 años, Dräger ha apoyado al sistema sanitario español, tanto público como privado, en todo momento, y más aún en situaciones excepcionales. Además, Dräger, desde hace semanas, está en permanente contacto con las autoridades sanitarias nacionales, autonómicas, así como también con gerencias de los principales grupos privados hospitalarios, trabajando al 200% para ofrecer el mejor servicio a la alta demanda existente y poniéndose a disposición de las autoridades para lo que pueda necesitarse. 

Según palabras de Dionisio Martínez de Velasco, Managing Director Iberia de Dräger, “somos muy conscientes de que el sistema sanitario nos necesita y ahí estamos luchando más que nunca por seguir poniendo en práctica cada día nuestro principio ‘Tecnología para la vida’, ya que somos muy conscientes de que nuestros equipos proteger y salvan vidas. Nuestros más de 14.000 empleados a nivel mundial están dando un ejemplo de compromiso con la sociedad, redoblando todos los esfuerzos. 

En ese sentido, «también se han aumentado las líneas de producción para tratar de dar salida lo antes posible a la gran demanda existente desde todas las áreas operativas de la compañía. Y no dejamos de trabajar cada día en busca de soluciones para intentar ayudar a los pacientes más críticos, que tanto nos necesitan estos días”